¿Envejecerá Zlatan Ibrahimovic en el Milán?

Un mismo estadio, una misma ciudad...equipos y fanáticos diferentes

Zlatan Ibrahimovic aseguró al llegar a su nuevo club, el Milán AC, que no se iría de allí sin antes “ganarlo todo”. Por todo, yo entiendo que el sueco quiso decir la Liga de campeones, Calcio, Copa de Italia y otros eventos en los que intervenga el equipo cuyo dueño es el siempre polémico Silvio Berlusconi; pero, realmente, no creo que Ibrahimovic cumpla su palabra. Ni el Milán podrá ganar todo eso…ni el atacante jugará por más de un lustro en San Siro.

El jugador que ha costado una mayor cantidad de dinero en la historia por su traspaso no triunfó en el mejor club del mundo, el Barça; pero tampoco pudo hacer mucho por su selección, Suecia, que quedó fuera del Mundial de Sudáfrica. Por tanto, creo que el Barcelona hizo muy bien al salir de este futbolista que se había convertido en una distracción para la plantilla.

Ibra, como lo llaman, asegura que el director técnico Pep Guardiola la tenía cogida con él y tal vez hubiera algo de esto; sin embargo, nadie podrá negar que el sueco, comprado nada menos que por 40 millones de euros al Inter, se despidió del Camp Nou con apenas un gol memorable (el que le anotó al Real Madrid) y fue suplente en la mayoría de los partidos importantes, por lesión o bajo rendimiento.

Quizás la llegada de Ibra al Milán ayude a los rossoneros a mejorar en el Calcio y por lo menos comenzaron bien la actual temporada; pero no considero que un solo jugador pueda revertir la suerte de un equipo que tiene a rivales más fuertes, como el Inter y la Roma.  Zlatan y su nada diplomático representante, Mino Raiola, están conscientes de que el Milán solo ha ganado un Calcio en la última década.

De cualquier forma, el traspaso de Zlatan fue un movimiento con el que todos salieron ganando: el Barça porque se ahorrará dinero y un dolor de cabeza en el vestuario que podría conspirar contra la concentración del club; el Milán porque obtuvo a un atacante de gran potencia física y un ego enorme que incluso aceptó una reducción de su salario (9 por 8 millones) y también el sueco ganó porque podría tener menos presión, lejos del Camp Nou, donde las cosas, definitivamente, no le salieron bien. No obstante, los silbidos no faltarán en las gradas del San Siro-Giuseppe Meazza cuando se produzca el duelo histórico Inter-Milán. Los fanáticos de los campeones de seguro no tienen mala memoria.

Otros grandes ausentes del Mundial

Mucho se ha hablado y escrito de las lesiones que han dejado fuera del Mundial 2010 a futbolistas como Michael Ballack, David Beckham o el portero René Adler; pero en Sudáfrica tampoco estarán otras grandes estrellas, cuya influencia no fue suficiente para impulsar a sus equipos hasta la cita africana en las eliminatorias continentales. Estos son algunos de ellos:

Zlatan Ibrahamovic (Suecia). Su selección perdió los dos juegos en su grupo contra Dinamarca y ni siquiera avanzó al repechaje. La mala campaña de Ibra con el Barcelona se extendió a las eliminatorias, pues apenas anotó dos goles. Sin dudas será un gran ausente, pero imagino que en el Nou Camp no extrañen mucho al hombre por el que el club azulgrana pagó la mayor cantidad de dinero de su historia. La llegada de David Villa abre las puertas al traspaso del sueco. Yo voto con mis dos manos para que esto suceda.

Andrei Arshavin (Rusia). Para mí fue la gran sorpresa del repechaje europeo. Nadie hubiera apostado por un triunfo de Eslovenia sobre el equipo de Guus Hiddink, pero el “milagro” sucedió y el pequeño jugador del Arsenal se perderá el Mundial. Ya tiene 28 años, quizás no haya una nueva oprtunidad.

Emmanuel Adebayor (Togo). No pocos apostaron por el regreso de Togo a los Mundiales, después de su presencia en Alemania 2006. Adebayor marcó los suficientes goles; sin embargo, el equipo no lo secundó y los togoleses fueron superados en su grupo por los Leones de Camerún y nada menos que por ¡Gabón!

Robbie Keane (Irlanda). De seguro el futbolista del Celtic no ha olvidado la clara mano de Thierry Henry que condujo al gol decisivo en el partido de vuelta del repechaje contra Francia. Ahora Titi tendrá la posibilidad de jugar su cuarto mundial consecutivo, mientras Keane lo verá…por la televisión.

Dimitar Berbatov (Bulgaria). Berbagol, como lo llaman, no solo en el Manchester United, anotó seis goles en la eliminatoria; pero los búlgaros quedaron por debajo de Italia e Irlanda en el grupo. Cada vez parecen más lejos los días de 1994, cuando la selección liderada por Hristo Stoitchkov llegó a las semifinales del Mundial norteamericano.

Además, tampoco pueden olvidarse estos nombres que no jugarán el Mundial: Luis Antonio Valencia (Ecuador); Frederick Kanouté (Malí);  Peter Cech (República Checa); Adrian Mutu (Rumania); Zvjezdan Misimovic (Bosnia).

A %d blogueros les gusta esto: