Al final, la vida sigue igual en la pelota cubana

Póster oficial de la 50 Serie Nacional de béisbol
Póster oficial de la 50 Serie Nacional de béisbol

Finalmente ya “sabemos” cómo se va a estructurar la 50 edición de la Serie Nacional y algunos de sus cambios: después de criticarla hasta el cansancio, resulta que ahora los partidos del campeonato que se extiendan a extrainnings, pues se decidirán por la polémica “regla IBAF”; además, los desafíos con diferencia de 15 carreras, en el quinto inning, concluirán con “súper KO” y para los que todavía están inconformes con “los cambios”, los encuentros que sobrepasen el quinto capítulo y los árbitros decidan que la oscuridad no permite la continuación, entonces terminarán en ese momento.

Al igual que el año anterior, solo habrá un partido nocturno; se mantendrá el control de los lanzamientos (aunque con ligeras variaciones) y los árbitros no podrán utilizar, bajo ningún concepto, las repeticiones televisivas, así que la “iniciativa” de la temporada anterior, de Luis César Valdés, en el estadio “Nelson Fernández”, queda “terminantemente prohibida”.

Muchos de los colegas que estuvieron presentes en el Congresillo técnico coincidieron en afirmar que el mayor debate (ojalá haya habido otros) estuvo centrado en la utilización de los peloteros en edad juvenil. Por lo que leí, la Comisión “analizará cada caso particular”. Quisiera creer que esto funcionará bien, pero, ¿cómo determinar cuál jugador juvenil puede incorporarse al equipo y cuál no? ¿Por las notas en la escuela?

Me pareció bien que se mantuviera la actual estructura, con play offs al mejor de siete desafíos en cada serie. Los problemas que tenemos en el béisbol cubano no son de estructura, así que por lo menos en la 50 Serie se mantendrán los 16 equipos y 90 desafíos; aunque es previsible que el año próximo, con la división de La Habana en dos provincias (Mayabeque y Artemisa) obligatoriamente tendrá que cambiar la forma de concebir el principal espectáculo deportivo en Cuba.

Otro detalle que me llamó la atención en estos días es la amplia presencia mediática de Víctor Mesa. Ayer lo vi en el Congresillo y estuvo antes en un segmento de la “Mesa Redonda” de la televisión nacional. Siempre admiré a Víctor por su calidad deportiva y recuerdo con especial cariño cuando me recibió, hace ya más de 15 años, en su casa de Santa Clara y todavía conservo la pelota que me autografió. No pudo ganar un campeonato con Villa Clara, pero le cambió el “rostro” al equipo y nunca tuvo miedo a decir lo que pensaba y eso merece un aplauso. Mientras otros prefieren guardar un silencio oportunista, el “loco” Mesa, avalado por su muy bien ganado prestigio, dice las cosas que piensa. Puede estar equivocado, pero creo que es mejor equivocarse de esa manera a esperar que las soluciones caigan del “techo”.

Lea otras noticias sobre el comienzo de la 50 Serie Nacional de béisbol:
La Serie 50 ya está en la esquina
Serie de Oro, con novedades

Anuncios

Cuba, un sitio ideal para la pretemporada del béisbol mexicano

Primero fueron las Águilas de Veracruz, con Víctor Mesa como director. Ahora leo en un cable de la agencia de noticias Prensa Latina que los Piratas de Campeche, otro equipo de la Liga mexicana de béisbol, también vendrá a Cuba, cuando falta muy poco tiempo para que comience la temporada 2010.

La idea de los Piratas es muy similar a la de las Águilas: entrenar y, sobre todo, enfrentar a equipos cubanos que intervinieron en la Serie Nacional. El cable especifica que los de Campeche, comandados por Héctor Estrada, efectuarán cuatro desafíos, dos de ellos frente a Matanzas y sobre los últimos dos no se aclara nada. Matanzas ocupó la sexta plaza de la zona occidental, con 33 éxitos en 90 desafíos.

Esta falta de información sobre la presencia de los equipos mexicanos me ha llamado la atención. Ya sé que estamos inmersos en la parte más interesante de nuestro campeonato de pelota, los play offs; pero la presencia de las Águilas pudo haber tenido un poco más de cobertura mediática. Solo encontré breves artículos en el periódico de Villa Clara, Vanguardia, precisamente porque contra esa selección—envuelta ya en la semifinal oriental de la Serie—las Águilas efectuaron un partido en el que cedieron por abultado marcador de 12 a 0. Luego les perdí el rastro.

Me parece que sería interesante que Cuba se convirtiera en un lugar fijo de preparación para selecciones profesionales mexicanas. Al mismo tiempo, diversos equipos cubanos, no necesariamente la selección nacional, podrían efectuar entrenamientos allá y, especialmente, jugar. Esos topes—que una vez tuvimos y solo es necesario recordar los duelos contra estrellas mexicanas o más atrás en el tiempo los desafíos en la década de los noventa frente a los Sultanes de Monterrey—ayudarían, indudablemente, a elevar el nivel de la pelota en la Isla.

Vea además:
Otras noticias sobre la visita de las Águilas de Veracruz a Cuba

El regreso de Víctor Mesa

Lo vi en las gradas del estadio Latinoamericano y su imagen, ahora con muchísimas libras de más, me hizo recordar los días en que yo, muy niño, atravesaba los escasos metros que separaban mi casa del estadio Sandino, en Santa Clara, para ir a presenciar los partidos en los que él, indudablemente, era una de las grandes estrellas cuando en este país los grandes peloteros abundaban.

Una vez me llevaron a conocerlo personalmente. Yo tenía menos de 10 años, pero recuerdo el bullicio en las gradas y los camerinos en los que se apretujaban los jugadores del equipo Las Villas. Era la Serie Selectiva de 1990 y nunca pude imaginarme que pocos días después de aquel encuentro, Víctor Mesa lograría robarse el home por octava ocasión en su vida. Solo que en aquella ocasión las cosas no salieron bien, pues sufrió una fractura de su mano.

Menos de un lustro más tarde me llevaron a su casa. Ya él era campeón olímpico, en Barcelona. Víctor lo había logrado todo, pero seguía siendo la misma persona sencilla (y todavía espero que lo sea, aunque de seguro su cuenta bancaria ha crecido, sin embargo, de veras deseo que el niño humilde de Sagüa la Grande no olvide sus raíces). Ese día mi ídolo deportivo me regaló una pelota que todavía conservo. Su firma en la bola que una vez fue blanca apenas es visible; no obstante, mantendré por siempre ese recuerdo.
Seguir leyendo

El enigma de Martín Saura con Villa Clara

Martin Saura, el mejor director de la Serie

Martín Saura, el mejor director de la Serie

Su personalidad no llama la atención como la de Víctor Mesa. No le gritan desde las gradas, no gesticula constantemente ni se mueve inquieto por el banco; tampoco realiza continuos cambios a la defensa; aunque los jugadores ya parecen acostumbrados a la forma de dirigir de Eduardo Martín Saura, el hombre que ha guiado a Villa Clara a uno de los inicios más espectaculares en la Serie Nacional de béisbol.

Seguir leyendo

El legado del béisbol olímpico: de Estocolmo a Barcelona

Victor Mesa en Barcelona 1992

Víctor Mesa en Barcelona 1992

En la centenaria historia del béisbol su presencia en citas estivales se inscribe como uno de los puntos culminantes, aunque no todos le hayan concedido la importancia que realmente tuvo, en pretérito, porque la pelota realizó en Beijing 2008 su última presentación olímpica y su retorno al movimiento dependerá de la unión de tan diversos factores que no pocos muestran su pesimismo. Seguir leyendo

¿Dónde están los directores del béisbol cubano?

La noticia suscitó una inmediata atención mediática y un sinnúmero de comentarios entre los fanáticos: Víctor Mesa no dirigirá a Villa Clara en la próxima Serie Nacional de béisbol y esta partida elevará el número de directores que debutan en la pelota cubana, un problema tal vez no valorado en toda su profundidad.  Seguir leyendo

A %d blogueros les gusta esto: