No es una Serie Nacional para hombres viejos

Saben que ya no integrarán nunca más la selección nacional; tal vez posibles carreras como directores, en Cuba o el extranjero, parezcan aspiraciones lejanas en el tiempo y a todo esto se agrega que sus cuerpos no responden de la misma manera a los entrenamientos y las familias han crecido tanto que demandan una presencia más constante; sin embargo, Carlos Yanes y Enrique Díaz no se cansan de engañar al calendario y esa constancia de décadas los ha convertido en raros ejemplos de longevidad en la pelota cubana.

Durante 27 temporadas consecutivas Yanes se ha subido a la lomita del estadio “Cristóbal Labra” y desde allí ha sido protagonista de los mejores—también de los peores—momentos del equipo que representa a un municipio del país. Nunca pudo ganar un campeonato, solo en muy pocas ocasiones los técnicos decidieron incluirlo en alguna selección que jugara fuera del país; pero Yanes persistió en su empeño de dominar a los bateadores y demostrar que se puede ganar sin una velocidad superior a las 90 millas.

Cuando Yanes decida retirarse, su nombre aparecerá en la primera posición de no pocos departamentos en la cincuentenaria historia de las Series Nacionales. Por ejemplo, lidera los juegos lanzados e iniciados; también aparece en el primer sitio de las entradas lanzadas. Además, ningún otro pitcher ha concedido más bases por bolas que él ni tampoco nadie ha perdido más, ni ha recibido tantos cuadrangulares. Su esperado triunfo 234 le permitió igualar con Jorge Luis Valdés en la lista de máximos triunfadores, solo superados por Pedro Luis Lazo.
Seguir leyendo

Anuncios

La Serie Nacional en el recuerdo

Los Vaqueros de La Habana, justos campeones

Los Vaqueros de La Habana, justos campeones

Las imágenes de la celebración de los jugadores de La Habana tal vez no se olviden en un largo tiempo y para los fanáticos habaneros probablemente permanezcan por siempre en su memoria y con razón: por primera vez en la historia esa selección obtuvo el título de la Serie Nacional, quizás sin las complicaciones que muchos auguraban.

El play off final entre La Habana y Villa Clara prometía ser muy cerrado; sin embargo, concluyó en cinco desafíos y aunque la diferencia en tres juegos fue de apenas una carrera, lo cierto es que los habaneros lucieron superiores a sus rivales.

Seguir leyendo

La Habana, muy cerca del título nacional

El lanzador Miguel Alfredo González estuvo impresionante

El lanzador Miguel Alfredo González estuvo impresionante

Si alguien dudaba que el play off final de la Serie Nacional iba a ser cerrado, solo tiene que echarle un vistazo a los marcadores de los dos primeros partidos entre La Habana y Villa Clara para reconocer que han sido desafíos reñidos (4-3; 5-4), no exentos de polémicas.

Y si alguien también dudaba del favoritismo de los habaneros, bueno, no deberían hacerlo más porque con una ventaja de dos juegos, todo parece prácticamente decidido y creo que la Serie ya tiene a un campeón.

¿Pesimista sobre Villa Clara? Todo lo contrario. Antes de que comenzara el play off decisivo, era de los que creía que los naranjas esta vez sí iban a exorcizar sus demonios: 14 derrotas consecutivas en finales. Ya no estaba el director Víctor Mesa, a quien muchos “culpaban” por los descalabros. Los fanáticos pueden ser tan injustos que prefieren recordar al controvertido manager por las barridas sufridas ante Industriales en 2003 y 2004 que por las ocho campañas consecutivas en que condujo a Villa Clara a la postemporada.

Ahora, con Eduardo Martín Saura, yo también pensaba que la historia podría ser diferente; sin embargo, la “maldición” sigue viva porque Villa Clara cayó en dos oportunidades ante La Habana y están más que contra la pared.

Realmente no se puede culpar a Martín Saura. Tampoco a los árbitros, aunque todas las decisiones “cerradas” en el conteo favorecieron a los habaneros. El veterano director, campeón en 1983,  hizo todo lo que pudo: movió al banco y trajo a su mejor relevista en dos ocasiones. El problema fue que el cerrador Yolexis Ulacia se presentó muy mal y su pobre selección de lanzamientos causó la derrota el día inicial (4-3) y luego su wild pitch con las bases llenas y el jonrón de Rafael Orta, otra vez su verdugo, decidieron el segundo duelo.

No obstante, el principal problema de Villa Clara ha sido, una vez más, el pobre bateo: con apenas 12 imparables en 18 entradas no se puede aspirar a ganar. Brillante el pitcheo habanero, en especial sus dos abridores: Yuliesky González y Miguel Alfredo González; pero los villaclareños, sin dudas el equipo más rápido del país, no intentó, en ningún momento, “mover” a estos dos hombres, jugó siempre al batazo y esto les facilitó el trabajo.

La Serie se traslada hacia Santa Clara para los próximos ¿3 juegos? Los signos de interrogación los coloco porque creo que el play off no regresará a La Habana y no descarto una barrida 4 a 0. Villa Clara ha venido de atrás en los dos juegos; pero ha perdido en ambos. No me parece ni la sombra del equipo que asombró a todo el país cuando dejó en el camino al campeón, Santiago de Cuba, y a la mejor novena de la etapa clasificatoria, Ciego de Avila.

Parece como si se hubieran conformado con el segundo lugar.

La despedida del campeón

Fredy Asiel dominó en tres ocasiones a los campeones

Fredy Asiel dominó en tres ocasiones a los campeones

Los seguidores santiagueros probablemente no estén de acuerdo o quizás no quieran escuchar más del tema; pero el sorpresivo triunfo de Villa Clara en siete juegos sobre el campeón y favorito equipo de Santiago de Cuba fue la noticia más sobresaliente de la primera parte de los play offs de la Serie Nacional que, lamentablemente, no estuvieron al nivel que muchos esperaban.

Pocos, muy pocos, se atrevieron a pronosticar un triunfo de Villa Clara sobre Santiago y los argumentos del favoritismo oriental lucían convincentes: los villaclareños tuvieron un pésimo final de la temporada regular, hubo ausencias en la nómina y algunos de los mejores peloteros de la selección central sufrieron lesiones, en especial el receptor Ariel Pestano.
Seguir leyendo

El año de los Tigres en la pelota cubana

Antonio Pacheco y los santiagueros, ¿principales rivales de Ciego de Ávila?

Antonio Pacheco y los santiagueros, ¿principales rivales de Ciego de Ávila?

Más victorias que ninguna otra selección, 64, además del primer lugar colectivo en bateo, pitcheo y defensa son razones suficientes para considerar a Ciego de Ávila como el principal favorito al título de la 48 Serie Nacional; sin embargo, una interrogante continúa preocupando a fanáticos y especialistas: ¿podrán los avileños exorcizar sus demonios y ganar su primer play off en la historia?

El análisis de las estadísticas de Ciego de Ávila muestra a un equipo muy parejo, con un impresionante average de 325 y un cuerpo de lanzadores que trabajó para menos de cuatro carreras limpias por juego, 3,95, toda una hazaña ya que el promedio general del torneo estuvo en 5,30. El peor en muchos años.

Seguir leyendo

Industriales y el triste adiós

Industriales, el triste adiós

Industriales, el triste adiós

Cuando cayó el último out en el estadio “Cristóbal Labra” y se convirtió en un hecho real lo que mucho ya temíamos, es decir, la eliminación de Industriales de los play offs de la 48va Serie Nacional tal vez muchos fanáticos en todo el país sonrieron y recordaron, no sin razón a veces, las “ventajas” que reciben los capitalinos: múltiples cambios de peloteros con Metropolitanos, una mayor cobertura mediática, unido a una supuesta parcialidad hacia ellos de directivos y periodistas.

Pero otros miles de fanáticos, también localizados por todo el país, lamentamos que el equipo de más historia en la pelota cubana no esté en la postemporada. ¿Qué pasó este año? La lista de problemas sería enorme: importantes bajas de jugadores (cinco en total, incluidos tres de los mejores lanzadores abridores del equipo), una enorme cantidad de lesiones (prácticamente todos los titulares estuvieron ausentes al menos una vez en el campeonato) y también, en ocasiones, poca combatividad sobre el terreno.

El debut como director de Germán Mesa al frente de Industriales ciertamente no fue el más agradable. Las lesiones y ausencias pesaron; pero yo esperaba más entrega hacia una camiseta que han vestido varios de los mejores jugadores cubanos de todos los tiempos. Desde 1995 los azules no se perdían una postemporada. Ahora tendrán que observar los partidos por televisión. El estadio Latinoamericano quedará a oscuras. Triste hecho. Bien por la Isla de la Juventud, sin dudas una excelente noticia para un territorio que necesita, tal vez ahora más que nunca, disfrutar de algunos momentos de regocijo.

Vea también estos posts: 
¿Qué pasará ahora con Industriales?
Los trucos del Mago Mesa
Un receso en la Serie Nacional deseado por muchos

Furor en Cuba por béisbol japonés: un niño recibe nombre de Matsuzaka

Matsuzaka ahora tiene un tocayo en Cuba

Matsuzaka ahora tiene un tocayo en Cuba

El segundo Clásico Mundial de béisbol dejó profundas huellas en la afición cubana, a tal punto que una familia decidió nombrar a su hijo…Matsuzaka, el apellido del brillante lanzador japonés, designado dos veces como el Jugador Más Valioso del evento.

Dice-K, como lo llaman en Estados Unidos, tiene un récord perfecto ante Cuba: tres triunfos, en la Olimpiada de Atenas 2004, en el Clásico 2006 y ahora, en el primer juego de la segunda ronda del Clásico, tiró seis excelentes entradas y su actuación fue fundamental para el triunfo nipón por 6 a 0.

La curiosa noticia la dio a conocer la emisora COCO durante una transmisión de la Serie Nacional de pelota. La familia Pérez, que vive en Ciudad de La Habana, estaba consciente de que Matsuzaka era apellido, no nombre; no obstante, el padre quiso que su hijo tuviera alguna relación con la estrella japonesa.

Los nombres exóticos—la tantas veces mencionada generación Y—abundan en esta Isla donde no es raro encontrar a personas nombradas, por ejemplo, Danger; pero, sin duda alguna, Matsuzaka Pérez llamará la atención de todos. Si esa era la intención de los padres, pues ya lo lograron. Ojalá en el futuro el Matsuzaka cubano pueda parecerse, al menos un poco, al lanzador que con mayor facilidad ha dominado a la selección cubana en la historia.

A %d blogueros les gusta esto: