Italia 3 Cuba 0: no existen milagros en la Liga Mundial de voleibol

El bloqueo cubano nuevamente estuvo ausente ante Italia El inicio fue prometedor…el final confirmó una triste realidad: no existen “milagros” en la Liga Mundial de voleibol y en la batalla de dos equipos renovados, Italia sacó la mejor parte y barrió a Cuba por un contundente 3 a 0, gracias al talento de su capitán Cristian Savani, quien anotó 14 puntos y a los 27 errores que cometieron los cubanos.

Durante los primeros minutos del primer set Cuba lució bien y llegó al tiempo técnico con ventaja de 8 a 5. A partir de allí los locales despertaron y no hubo más posibilidades para los cubanos hasta el tercer set. Los triunfos por 25 a 19 y 25-21 auguraban un paseo en el parcial de la despedida; sin embargo, sorpresivamente los visitantes llegaron a tener una ventaja de 20 a 18. Eso hubiera sido suficiente para garantizar un cuarto set; pero los italianos tenían una idea diferente y una reacción les permitió ganar el set por 27 a 25.

Una vez más el veterano Henry Bell volvió a ser la figura principal, con 15 puntos, 13 de ellos en al ataque y uno en el servicio; mientras el capitán Wilfredo León volvió a quedar muy lejos de las expectativas y apenas llevó a la pizarra 8 puntos. En general el trabajo del equipo fue pobre, pues solo lograron 2 bloqueos (aquí se siente con más fuerza la falta de Robertlandy Simón) y cometieron la alarmante cifra de 27 errores. De esa manera es muy difícil ganar, ni siquiera a un equipo con muchas figuras jóvenes; pero que juegan en la competitiva liga local, así que aunque no acumulen una gran cantidad de partidos internacionales, los italianos saben muy bien qué hacer sobre una cancha de voleibol.

Para Cuba este fue su segundo revés por barrida. Ahora la selección tendrá dos días para descansar y el domingo 5, ahora en Andria, intentarán al menos dejar una mejor imagen.

Vea además:
Estadísticas de Cuba en la derrota 0-3 ante Italia
Calendario Liga Mundial voleibol

Desquite cubano en Liga Mundial de voleibol, ¿cuestión de ajustes internos?

Un festejo más que justificado

Un festejo más que justificado

Quizás necesitaban un poco más de tiempo para adaptarse; tal vez la presión inicial le jugó una mala pasada al nuevamente renovado equipo cubano de voleibol masculino que derrotó, en su segunda presentación, a Corea del Sur y ahora tomará un largo vuelo para enfrentar a su némesis histórica: Italia, en el siguiente fin de semana de la Liga Mundial.

Los cubanos comenzaron el partido casi de la misma manera en que terminaron su decepcionante debut: con un revés por 21-25; pero a partir de segundo set el veterano Henry Bell, un hombre que apenas un mes atrás de seguro no imaginaba que sería titular, asumió el liderazgo ofensivo y consiguió 21 puntos, de 18 de ellos por ataque.

Todavía sigo sin comprender qué sucede con Wilfredo León. ¿No habrá entrenado lo suficiente? ¿O le estoy pidiendo demasiado a un muchacho de 17 años? Pudiera ser una combinación de las respuestas a ambas preguntas. Lo cierto fue que el capitán de la selección nacional tuvo un mejor día y obtuvo 16 puntos, incluidos los dos primeros por fuertes servicios que no pudieron recibir los surcoreanos.

Dividir contra Corea del Sur, un equipo al que históricamente Cuba ha dominado, tal vez no era la idea del director Orlando Samuels; pero no luce como un mal resultado, sobre todo si analizamos todo lo que ha rodeado a la selección cubana de voleibol en los últimos dos meses. Ahora el reto ante Italia promete ser más complicado. Otra división le daría más confianza a un sexteto que incluye a varios novatos en la Liga. Veremos cómo salen las cosas por Andria y Ancona, sedes de los dos desafíos.

Vea además:
Estadísticas del partido Cuba 3-1 Corea del Sur
Calendario del grupo D de la Liga Mundial de voleibol

La final de la Liga Mundial llega al quinto set

El zurdo Fernando Hernández (19) fue el jugador más impresionante por Cuba

El zurdo Fernando Hernández (19) fue el jugador más impresionante por Cuba

Cuatro partidos, cuatro tie-breaks. Los que preferimos presenciar partidos cerrados, no solo en el voleibol, deberíamos estar de plácemes; pero creo que el nivel mostrado por varios equipos en la final de la XXI edición de la Liga Mundial que tiene lugar en Argentina no ha complacido, ni a fanáticos ni a especialistas.

Cuba cedió en su primer partido ante Rusia y ese revés obliga a la selección nacional a derrotar a su némesis, Italia, en un partido de vida o muerte. La inexperiencia volvió a pasarle la cuenta a un equipo cubano muy inestable, que tuvo la victoria muy cerca, pero tres decisiones erradas, de forma consecutiva, terminaron con sus posibilidades.

En el quinto set llegaron a tener ventaja de 12-11; sin embargo, desperdiciaron un contraataque,  perdieron un saque y Wilfredo León—lejos de la forma que enseñó en la Liga pasada—no tuvo éxito en sus últimos dos intentos de ataque. El bloqueo estuvo perdido, el saque no pudo penetrar el excelente recibo del rival y si en su juego ante Italia los rusos perdieron más de 30 saques, nada de esto se repitió contra Cuba.

Comentaba en las primeras líneas de este post que en los partidos que se extendieron a  tie-breaks, la calidad no había sido la más alta; aunque soy optimista y considero que lo mejor llegará en la discusión de medallas. De los 20 parciales jugados, muy pocos (tal vez menos de 5) han sido peleados hasta el final. Me impresionó el cuarto y quinto set de Brasil-Serbia, el primero y quinto de Cuba-Rusia y uno de Argentina-Brasil, porque el Italia-Rusia quedará para el olvido, por la enorme cifra de errores no forzados que cometieron ambas selecciones.

Vea además:
Resultados y Tabla de posiciones de la final de la Liga Mundial
Medallistas en Ligas anteriores
Galería de imágenes del partido Cuba vs. Rusia

Hace calor en La Habana

Wilfredo León no tuvo un buen fin de semana

Wilfredo León no tuvo un buen fin de semana

Abanicos, pedazos de papel, cualquier cosa funcionaba con tal de recibir un “aire extra”. En la cancha del Coliseo de la Ciudad Deportiva, los jugadores de los equipos de voleibol de Argentina y Cuba sudaban ríos, mares y hasta océanos; mientras, en unas gradas no tan llenas como en Ligas Mundiales anteriores, la gente repetía una frase que se ha hecho muy popular en esta tórrida ciudad que continúa extrañando los aguaceros: hace calor en La Habana.

Nunca antes había visto un espectáculo igual. Recuerdo que en una Liga—por el 95 o 96—Brasil protestó con fuerza por la ausencia del aire acondicionado. Ahora imagino que los argentinos hayan protestado con igual intensidad. No es nada fácil jugar durante más de dos horas con una temperatura que debió rondar en la cancha los 40 grados Celsius, especialmente cuando los jugadores no están habituados a esas altas temperaturas. Tampoco es fácil para los fanáticos mantenerse en una instalación diseñada para el aire acondicionado y por la que casi no circula el aire.

¿Quedará arreglado este problema para las visitas de Alemania y Polonia en los próximos fines de semana? Quisiera pensar que sí, porque de lo contrario vendrán más inconformidades y eso no es nada bueno para la imagen de la segunda urbe que más espectadores ha llevado a las gradas en la historia de las Ligas, solo superada por Brasil.

El debut cubano en la XXI edición de la Liga Mundial fue realmente muy bueno: se lograron dos victorias, se obtuvieron cinco puntos de seis posibles y el equipo que apenas tuvo tres partidos de entrenamiento ante Serbia mostró un accionar prometedor; aunque, por supuesto, para llegar a la discusión de las medallas ellos tendrán que mejorar y mucho. Creo que pueden hacerlo, al menos talento no les falta.

Sin dudas el jugador que más me impresionó fue el atacador zurdo de 19 años  Fernando Hernández. No llega a los dos metros (1,96), pero tiene un gran poder de salto y, sobre todo, capacidad de liderazgo. La preocupación del primer fin de semana fue Wilfredo León. Ya los especialistas habían alertado sobre las horas de entrenamiento perdidas por causa de una lesión. Esas carencias fueron muy evidentes ante Argentina: el muchacho de apenas 16 años recibió mal, su saque no se pareció al del año anterior y estuvo perdido en el ataque. La selección lo necesita para soñar con una medalla, pero hay que darle tiempo al llamado “rey León”.

Vea además:
Resultados completos de la primera semana de la Liga Mundial 2010
Conferencia de prensa del primer y segundo partido en La Habana

A %d blogueros les gusta esto: