Una regla ¿necesaria? para la pelota cubana


El béisbol es difícil de entender. Sus múltiples reglas e innumerables estrategias lo han convertido en una modalidad deportiva especial y durante un largo tiempo, mientras otras especialidades han complacido a televisoras y patrocinadores con modificaciones en sus pautas de juego, la pelota ha permanecido casi intocable; aunque no pocos demandan cambios.

Una de las principales exigencias al béisbol era la disminución del tiempo de cada partido. Tres horas parecía un período muy prolongado para mantener la atención de los espectadores frente al televisor y de los fanáticos en los estadios. Disímiles propuestas llegaron a la mesa de los ejecutivos de la Federación internacional (IBAF, por sus siglas en inglés) y en 2008, finalmente, el entonces presidente de la organización, el estadounidense Harvey Schiller, utilizó su influencia para expandir la utilización de la llamada “regla Schiller”.

Esta modificación en los centenarios reglamentos del juego planteaba que los equipos, a partir del undécimo inning, debían colocar a dos hombres en base y el director tenía la opción de elegir con cuál bateador comenzaría la ofensiva en ese capítulo. Aquella decisión de Schiller motivó no pocas críticas. En Cuba abundaron. “Iba en contra de la esencia del deporte”, “buscaba complacer a los patrocinadores”; además, tampoco resolvía los problemas de duración de los encuentros, pues el porciento de desafíos que se extendían más allá de la novena entrada, en realidad, era muy pequeño.

La primera experiencia para Cuba con la “regla Schiller” ocurrió en la Olimpiada de Beijing, en 2008, en el partido de la etapa clasificatoria ante Estados Unidos. El duelo llegó igualado a tres carreras al undécimo. Después la selección nacional marcó dos anotaciones más, por solo una de los estadounidenses. A pesar de los criterios adversos, la regla se mantuvo e incluso la IBAF estableció que, en lugar del onceno, la modificación debería aplicarse desde el décimo episodio.
Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: