Anuncios

Carlos Yanes, un raro ejemplo de longevidad en la pelota cubana

A sus 45 años el lanzador cubano Carlos Alberto Yanes Artiles acaba de cumplir el sueño que lo mantuvo, durante un año más, dentro de un terreno de béisbol: ganó su juego número 234 y empató con el zurdo Jorge Luis Valdés en el segundo puesto de la lista de máximos triunfadores en la historia de las Series Nacionales.

Sin dudas Yanes asombra a todos. La longevidad no es una característica común en la pelota nacional y ya no resulta extraño que los jugadores anuncien su retiro antes de llegar a los 35 años. En este panorama poco alentador, sobresale el caso de Yanes.

Nunca ha ganado un título, pues siempre ha defendido los colores de la Isla de la Juventud, una de las selecciones de menores resultados en la historia de las Series; en muy pocas ocasiones ha integrado un equipo nacional; sin embargo, nadie se atrevería a dejar fuera a Yanes de una hipotética lista de los 20 mejores lanzadores en las Series. Mientras otros tuvieron una gran velocidad y un físico impresionante, el pequeño lanzador de la Isla se valió de un elemento quizás más importante: su constancia.

Durante 27 temporadas consecutivas Yanes se ha subido a la lomita del estadio “Cristóbal Labra”. Su calidad está más que demostrada, porque con la Isla ha logrado ganar 234 partidos. Solo el enorme Pedro Luis Lazo está por delante de él y del “Tati” Valdés.

Los récords de Yanes podrían permanecer en los libros, tal vez para siempre, porque domina los más diversos departamentos: es primero en juegos lanzados e iniciados; también aparece en el primer sitio de las entradas lanzadas. Ningún otro pitcher ha concedido más bases por bolas que él; tampoco nadie ha perdido más, ni ha recibido tantos cuadrangulares como Yanes. Probablemente la 50 Serie sea su última; pero cualquier cosa podría esperarse de este “brazo de hierro”, sin dudas el hombre de mayor resistencia en la pelota cubana.

Anuncios

República Dominicana vs. Cuba, ¿habrá desquite en la final?

 

Despaigne conectó el imparable decisivo

Despaigne conectó el imparable decisivo

Creo que nadie esperaba esta final en el torneo Pre-Mundial de Puerto Rico. Luego de la impresionante actuación de los estadounidenses, el único equipo invicto en las dos fases, pues lo más lógico hubiera sido pensar que los norteños pasarían sin problemas por encima de República Dominicana y enfrentarían nuevamente a Cuba en la disputa del título.

Los dominicanos tenían una idea diferente y derrotaron a Estados Unidos 7 por 2 en lo que constituyó la mayor sorpresa del evento. Unas horas antes faltó muy poco para que Venezuela también rompiera los pronósticos frente a los cubanos.

Cuando leí que Eduardo Martín Saura tomaría las riendas del equipo consideré que era la decisión más correcta. Décadas al frente de Villa Clara en la Serie Nacional, con buenos resultados en la mayoría de las ocasiones, resultaban un aval convincente; sin embargo, tengo que reconocer que me han decepcionado muchas de las decisiones adoptadas por el veterano manager.

Desde la misma composición del equipo cubano hubo “huecos” en la nómina. Once lanzadores que todos sabíamos que no iban a ser utilizados, apenas un relevista zurdo, solo cuatro jardineros. Quizás algunos creyeron que ninguna de estas dificultades aparecería en el evento que, realmente, no lucía como uno de los más fuertes. No porque los participantes no tuvieran tradición. Todo lo contrario, sino por las plantillas que se anunciaban.

Contra Venezuela, en el partido semifinal, los peores miedos se convirtieron en realidad. El bateo volvió a fallar y Martín Saura recurrió a las improvisaciones, al situar a Michel Enríquez ¡en el campo corto! Después de seis entradas, los venezolanos iban delante por 2 a 1 y nada parecía funcionar para los cubanos. El director hizo cambios poco efectivos en la alineación. Colocó a Alexei Bell como ¡primer bate! (usualmente es tercero o cuarto con Santiago de Cuba en la Serie Nacional); y sentó a Héctor Olivera, el líder en imparables del equipo. Además, dejó una vez más en el banco a Alexander Malleta, por José Dariel Abreu quien no ha estado en su mejor forma.

Pero la historia ya la conocemos: Héctor Olivera, como emergente, conectó dos indiscutibles muy importantes, Alfredo Despaigne disparó el batazo decisivo y desde el montículo Jonder Martínez y Yadier Pedroso se encargaron de resolver el gran problema que afrontó su coterráneo Yuliesky González, completamente errático (¿demasiado descanso?) en su brevísima presentación en el primer inning.

Quince días atrás ni siquiera se conocía si República Dominicana asistiría al Pre-Mundial. La Federación de ese país alegó tener problemas con el financiamiento (¡increíble); pero finalmente lograron reunir a un equipo con algunos veteranos que militaron, en algún momento, en Grandes Ligas y otros jóvenes talentos. No comenzaron bien el torneo, pues les faltaba entrenamiento y trabajo en colectivo; sin embargo, ya en la segunda fase se crecieron y derrotaron a Cuba, 9-6; luego sorprendieron a Estados Unidos y de seguro esperan repetir el triunfo sobre los cubanos en la discusión del título.

Para Cuba es la oportunidad de despedirse con una mejor  imagen. Quizás ni el triunfo calme las críticas que recorren al país. En una nación que respira béisbol, las improvisaciones y pobres rendimientos nunca recibirán buenas evaluaciones por parte de los fanáticos. Norge Luis Vera, el lanzador más consistente en eventos internacionales de las últimas décadas, de seguro recibirá la pelota y desde el banco, porque ha calentado en muy pocas ocasiones y apenas ha trabajado un inning, Pedro Luis Lazo podría presenciar su último partido como miembro del equipo nacional, pues el pitcher con más victorias en la historia de la pelota cubana ha ratificado su intención de retirarse.

Otro revés cubano en el Pre-Mundial de béisbol

¿Qué pasará con Pedro Luis Lazo?

¿Qué pasará con Pedro Luis Lazo?

Los diferentes equipos estadounidenses le han tomado la medida exacta a la selección nacional cubana de béisbol. No importa si la nómina está compuesta por jugadores AA, AAA, ex-Grandes Ligas, lo cierto es que han dominado en el último lustro a Cuba. Solo recuerdo ahora dos triunfos importantes de los cubanos y estos ocurrieron en la Olimpiada de Beijing, en 2008.

En el resto de los partidos, desde el preolímpico en La Habana, en 2006, hasta las dos derrotas en la discusión del título Mundial, en 2007 y 2009, los norteamericanos han controlado a la ofensiva cubana. Algo parecido acaba de suceder en el último juego de la segunda ronda del torneo pre-Mundial que tiene lugar en San Juan.

El abridor Chris Archer, de AA, ponchó a 10 bateadores en seis inning, sin bases por bolas y apenas dos imparables. Su equipo lo apoyó con un bateo oportuno que incluyó el doble del tercer bate, con dos outs, que impulsó las dos primeras anotaciones; además, la defensiva antillana volvió a fallar en un momento de tensión y el error de Héctor Olivera abrió las puertas a la tercera carrera norteña. Del otro lado, Vladimir García cada vez que lanzó la recta en zona recibió un batazo fuerte y ante bateadores más acostumbrados a ver pitchers veloces, pues poco pudo hacer con su recta de más de 90 millas; aunque, ciertamente, los problemas de Cuba estuvieron, otra vez, en el bateo.

Dos cosas me llamaron la atención: el escaso trabajo ofrecido a Pedro Luis Lazo quien solo ha salido en una ocasión al montículo, ante Argentina, y ver a Michel Enríquez capturar batazos de foul, nada menos que en el área de calentamiento de los lanzadores.
El revés ante Estados Unidos no significa nada, al menos desde el punto de vista matemático. Con sus dos fracasos, Cuba culminó en la segunda plaza; pero anímicamente no ayuda en nada ceder ante el adversario que parece el gran favorito para alcanzar el título en este torneo, conocido por varios nombres: Copa América, Pre-Mundial y Pre-Panamericano.

Comienzo y final de una Serie

Alfredo Despaigne, el primero en la historia en batear 30 jonrones en dos temporadas consecutivas

Alfredo Despaigne, el primero en la historia en batear 30 jonrones en dos temporadas consecutivas

La 49 edición de la Serie Nacional de pelota ya es historia, al menos para ocho equipos, es decir, cerca de 250 peloteros regresan a sus casas a ¿trabajar? ¿estudiar?. Realmente no sé en qué utilizan su tiempo libre; aunque creo que a los directivos del béisbol en Cuba les debería interesar, tal vez, un poco más este tema.

Lo cierto es que después de cuatro intensos meses, donde se impusieron récords de todo tipo, desde el total de jonrones conectados hasta de partidos sellados por oscuridad en estadios con luces (se mantuvo todo el tiempo la prohibición de encenderlas, por cuestiones de ahorro energético, explicaron los organizadores), pues llega el momento más esperado: los play offs; sin embargo, a nadie parece importarle ya los destinos (desatinos) de las ocho novenas que no clasificaron a la postemporada.

Por eso, antes de analizar los escenarios y favoritos al título nacional, estas son algunas ideas que me vienen a la mente, mientras la televisión cubana transmite de forma diferida el último partido entre Santiago de Cuba y Guantánamo que concluyó con el “interesante” marcador de 17 a 1.

Considero que fue muy lamentable el descenso en el nivel de Pinar del Río. Las deserciones y luego las increíbles lesiones de varios de sus jugadores (lo de increíble porque se produjeron fuera de los terrenos), impidieron que los pinareños estuvieran en los play offs. Quizás esta sí haya sido la última presentación de Pedro Luis Lazo, el lanzador más ganador de todos los tiempos en la pelota cubana; pero me resisto a considerarlo el más completo.
Sigue leyendo

Día de récords en la pelota cubana

Bell...12 impulsadas en el debut. Nada mal

Bell...12 impulsadas en el debut. Nada mal

El derecho pinareño Pedro Luis Lazo había anunciado por todas partes que la pasada temporada sería su última en las Series Nacionales cubanas. Afortunadamente el lanzador más ganador de la historia prorrogó su retiro, volvió al montículo y, como ha sucedido tantas veces, dominó sin problemas a sus rivales.

Esta vez las víctimas fueron los cienfuegueros y con su sólida actuación, Lazo obtuvo su victoria número 250 en las Series, una marca impresionante y que podría estar en los libros…tal vez por siempre. ¿No me creen? Veamos los que le siguen: Jorge Luis Valdés, 234, retirado hace más de una década; el súper veterano Carlos Yanes, 231, aunque con 26 campeonatos y 45 años…hará lo posible por superar a Valdés.

Después no aparece nadie, ni siquiera con 180 triunfos, así que Lazo, con 36 años y todavía en buena forma física—y sin contrarios que le exijan mucho—podría alcanzar las 270 victorias con dos años más de buenos resultados.
Sigue leyendo

Cuba vuelve a ganar en la Copa Mundial; pero no convence ante Nicaragua

Lazo se reafirma como el mejor lanzador cubano

Lazo se reafirma como el mejor lanzador cubano

La quinta presentación de la selección nacional cubana en la Copa Mundial de béisbol fue muy similar a los últimos cuatro desafíos: un buen trabajo del lanzador abridor, en este caso el zurdo habanero Yuliesky González, y un bateo colectivo  pobrísimo, al extremo de solo conectar cinco imparables, dos de ellos cuadrangulares que decidieron el partido frente a Nicaragua.

Apuntes de la victoria:
–    ¿Qué pasa con la alineación cubana? Primero España, luego Gran Bretaña y ahora Nicaragua. El derecho pinolero mantuvo sin jit a los cubanos durante seis innings. Creo que la preparación no fue la mejor.
–    Si Héctor Olivera no responde en el primer turno y Yoenis Céspedes luce desesperado en el cajón de bateo, ¿por qué no probar con Leonis Martín?
–    Pedro Luis Lazo sigue sin nervios en el montículo y tiró tres entradas y un tercio de relevo sin inmutarse. A pesar de su edad, la recta todavía sobrepasa las noventa millas y la slider…imbateable
–    La Copa está llena de sorpresas, como lo demuestra el  triunfo español sobre el hasta entonces invicto equipo venezolano
–  Cuba mantiene el invicto; pero no convence. El próximo rival: Venezuela.

Vea:
Box Score del partido  Cuba 4-1 Nicaragua
El partido cubano jugada por jugada

Otro Clásico argumento

Pedro Luis Lazo, una de las estrellas cubanas en el I Clásico

Pedro Luis Lazo, una de las estrellas cubanas en el I Clásico

En marzo de 2006 el mundo del béisbol vivió uno de los momentos más memorables de su historia: por primera vez los mejores peloteros vistieron el uniforme de sus naciones y se enfrentaron en el Clásico Mundial.
 
El primer Clásico constituyó un éxito desde varios puntos de vistas. En primer lugar, al menos en mi opinión, se demostró que el béisbol es un deporte con millones de seguidores por el todo el mundo y, por tanto, merece el retorno al programa oficial de los Juegos Olímpicos. Los directivos de la Asociación Internacional (IBAF) de seguro utilizarán al Clásico, y sus análisis antidopajes, como otro argumento para solicitar el tan ansiado regreso, aunque deberán tener mucho cuidado cuando enfoquen este torneo.  Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: