Memorial Capablanca: Ivanchuk dejó con las ganas a Quang Liem

Ivanchuk derrotó en la última ronda a Quang Liem

Ivanchuk derrotó en la última ronda a Quang Liem

Vassily Ivanchuk sabía que la única forma para retener el título del Memorial Capablanca 2011 era ganar sus últimas tres partidas. Durante la mayor parte del certamen Chuky no había estado del todo bien e incluso sufrió un sorpresivo revés ante el más que decepcionante Lázaro Bruzón.

Entonces, parecía una misión imposible; sin embargo, el ucraniano demostró que no por gusto es el quinto jugador del mundo y logró los tres triunfos que lo coronaron, por quinta ocasión titular del torneo más fuerte que se celebra en Latinoamérica.

Hasta la última ronda el vietnamita Le Quang Liem parecía encaminado a protagonizar la gran sorpresa. Solo le faltaba dividir el punto en la jornada del adiós para asegurar el primer lugar; pero su oponente era nada menos que…Ivanchuk.

Con blancas Ivanchuk jugó de forma precisa y encontró las mejores soluciones para un final complicado, en el que enfrentó la pareja de alfiles de Quang Liem. La ventaja de peones fue suficiente y después de casi cuatro horas de juego, finalmente el vietnamita rindió su rey por primera y única vez en el Memorial Capablanca.

De esta manera Ivanchuk y Quang concluyeron con la misma cantidad de puntos, 6,5; pero el ucraniano ganó por un mejor coeficiente de desempate.

En las otras partidas, como se esperaba Leinier y Bruzón no se esforzaron mucho y pactaron el empate en 14 movimientos; mientras Andreikin le dio jaque perpetuo a Navara y terminó en la tercera posición.

Tabla final del grupo Elite:
1) Ivanchuk  6,5 puntos  2) Le Quang Liem  6,5  3) Andreikin 5,5   4) Navara  5   5) Leinier  4,5  6) Bruzón 2

Bruzón rindió sus armas, definitivamente, en el Memorial Capablanca

¿En qué estará pensando Vassily Ivanchuk? Quizás en que sus posibilidades de ganar el Capablanca son mínimas

¿En qué estará pensando Vassily Ivanchuk? Quizás en que sus posibilidades de ganar el Capablanca son mínimas

David Navara se resistió a dividir el punto. Presionó repetidamente hasta que cayó la última defensa del cubano Lázaro Bruzón. Hubo silencio en la sala de juego, porque una vez más uno de los jugadores locales inclinaba su rey. El rostro cansado de Bruzón mostraba con mucha claridad una gran insatisfacción. El cubano tenía amplios motivos para sentirse así.

Durante las pasadas cuatro ediciones del Memorial Capablanca, Bruzón ocupó el fondo de la tabla de posiciones. Incluso, en dos versiones ni siquiera se presentó a jugar la ronda final, lo cual en el mundo del ajedrez— y más a ese nivel— es visto como algo muy irrespetuoso, hacia los organizadores y el rival. Parecía que esa mala racha podría romperse en la edición 46 del Capablanca, pues Bruzón llegaba después de ganar el torneo Continental, celebrado en Toluca, México. Los 2700 ya eran una realidad, aunque todavía la FIDE no los hubiera reflejado en su ranking.

El tablero ha mostrado una realidad muy fuerte para Bruzón: cinco derrotas en siete partidas demuestran que el cubano no es—todavía— un  jugador de 2700. Duele escribir esto; pero al menos es mi percepción. No puedo entender cómo es posible que después de, asombrosamente, vencer a Ivanchuk, ahora Bruzón haya cedido otra vez ante Andreikin y Navara. El enemigo ha vuelto a ser el reloj, porque en casi todos los duelos el cubano ha tenido posiciones igualadas o incluso, en ocasiones, con más chances para él; pero los apuros de tiempo no le han permitido encontrar las mejores soluciones.

IVANCHUK, ¿SE DESPIDE DEL TÍTULO DEL MEMORIAL CAPABLANCA?
Este será el principal titular del Memorial Capablanca 2011: Ivanchuk pierde su corona en La Habana. Quizás no debería adelantarme tanto, pues quedan tres rondas más; pero el problema es que el ucraniano tiene a tres jugadores por delante, todos con ventaja de un punto sobre el gran favorito para ganar, por quinta ocasión, el torneo más importante de Latinoamérica.

¿Qué ha pasado con Ivanchuk? En siete partidas solo acumula una victoria y esto es algo muy raro en él. Contra Leinier Domínguez salió a buscar un triunfo que lo acercara a la cima; pero Leinier supo defenderse bien.
El principal duelo de la séptima ronda, entre los jóvenes Le Quang Liem y Dmitry Andreikin, concluyó con la división del punto. El empate los favoreció y de no sufrir un revés en las siguientes rondas, podrían aparecer, en la actualización del ranking de la FIDE, en julio, con 2700 o más puntos de ELO.

Tabla de posiciones:
1) Quang Liem; Andreikin y Navara – 4,5 puntos 4) Ivanchuk – 3,5 puntos
5)  Leinier Domínguez – 2,5 puntos  6) Bruzón – 1,5 puntos

Descargue aquí partidas del Grupo Elite

CÓRDOVA, LÍDER EN SOLITARIO DEL GRUPO PREMIER
El peruano Emilio Córdova ha sido uno de los jugadores más llamativos del grupo Premier. Su curiosa gorra, al mejor estilo de un rapero, con el logo de Red Bull muy visible, ha quedado guardada en su habitación del hotel Habana Riviera; pero lo que sí no ha desaparecido es la inspiración de este joven Gran Maestro que derrotó en la séptima ronda al cubano Fidel Corrales y se quedó solo en el primer lugar, con 5 puntos.

Otra de las partidas que más seguí fue la del canadiense Mark Bluvshtein contra Yuniesky Quesada. El cubano sabía que un triunfo lo devolvería a la lucha por un título que logró el año pasado; sin embargo, el duelo concluyó con la división del punto y de seguro Quesada no retornó feliz a su habitación, porque sabía que las posibilidades de repetir su éxito de 2010 lucían cada vez más lejanas.

El otro líder, Aramís Álvarez, después de varias victorias consecutivas, firmó las tablas ante su coterráneo Ermes Espinosa y de esta forma siguió abrazado con Bluvshtein en la segunda posición del grupo.

Posiciones (después de siete rondas y con tres más por jugar):
1) Córdova – 5 puntos  2) Aramís Álvarez y Bluvshtein – 4,5 puntos 4) Quesada y Corrales, 3,5  del 6 al 9 aparecen Vocaturo, Espinosa, Isán Ortiz y Manuel León Hoyos, todos con 3; mientras cierra la tabla el decepcionante Omar Almeida, con apenas 2 puntos.

Descargue partidas del Grupo Premier

El retorno de Vassily Ivanchuk

Ivanchuk será la gran atracción del Capablanca 2011

Ivanchuk será la gran atracción del Capablanca 2011

Otra vez la gran mayoría de las miradas estarán concentradas en el hombre que ha decidido regresar, por quinta ocasión, a la capital cubana. Sus paseos constantes por el salón de juego de seguro volverán a despertar no pocos comentarios. Ninguno de sus silencios o gestos pasarán inadvertidos; tampoco sus jugadas y los cinco rivales del grupo Elite del Memorial Capablanca saben que tendrán que ser muy cuidadosos, porque una mínima ventaja sería suficiente para el ucraniano Vassily Ivanchuk.

Chuky, como lo conocen en el mundo del ajedrez, llegó a Cuba en 2005. En ese año visitó la tumba, en el cementerio de Colón, de uno de sus ídolos: el campeón mundial José Raúl Capablanca; además, conversó con decenas de niños ucranianos que recibían atención médica en La Habana, por distintos problemas de salud que aparecieron luego del desastre de la central nuclear de Chernóbil.

Después de su exitoso debut en el Memorial Capablanca, muchos se preguntaban si Ivanchuk regresaría. El calendario de torneos de los mejores ajedrecistas del mundo por lo general está muy cargado y ellos optan por aquellos certámenes que ofrezcan mayores dividendos económicos. En La Habana Chuky sabía que su posible ganancia monetaria sería pequeña, en comparación con la que ofrecían otros eventos; no obstante, Ivanchuk retornó en 2006 y luego en 2007.

En sus tres primeras experiencias el ucraniano ganó con comodidad el grupo Elite. Solo perdió una partida y en cada edición aumentó su coeficiente ELO. Chuky parecía estar encantado con la atención que recibía; sin embargo, durante 2008 y 2009 Ivanchuk no incluyó al Capablanca en su calendario competitivo. ¿Razones? Quizás la superstición, algunas dificultades en su preparación o la fecha de celebración del evento influyeron en su decisión. Nunca se supo con certeza el verdadero motivo y los seguidores del ajedrez sintieron la ausencia del hombre ensimismado, introvertido y genial frente al tablero.
Sigue leyendo

Memorial Capablanca: una historia de cuatro décadas

Ivanchuk vuelve a ser favorito en La Habana

Ivanchuk vuelve a ser favorito en La Habana

El Memorial Capablanca es el torneo más importante que se juega en Latinoamérica. Este evento ya sobrepasa las cuatro décadas de existencia y en él han intervenido varios campeones mundial, aunque muchos de estos genios del llamado juego ciencia no pudieron salir airosos de sus aventuras en Cuba.

El primer Memorial Capablanca comenzó a prepararse desde finales de 1961. El trabajo, como podemos imaginar, fue intenso ya que no existía en Cuba una tradición y los organizadores incluso se entrevistaron con el presidente de la Federación Internacional, Folke Roggard quien ofreció su apoyo. La selección de los representantes cubanos a la cita inicial también fue compleja ya que se jugó un torneo en el que participaron los mejores ajedrecistas del país y de ahí salieron los otros cuatro hombres que acompañaron al titular nacional, Eleazar Jiménez.

Entre los invitados del primer Memorial, que comenzó en abril de 1962, en los salones del hotel Habana Libre, estuvieron dos campeones mundiales soviéticos: Vassily Smislov, monarca en 1957, y Boris Spassky quien llegaría a lo más alto del universo ajedrecístico en 1969, después de vencer a Mijaíl Tal.

Por Cuba, a Eleazar Jiménez se unieron Eldis Cobo, Gilberto García, Juan González, Rogelio Ortega y Marcelino Sieiro. De ellos Cobo fue el más destacado, al concluir en la duodécima posición, con 10 puntos.

Para sorpresa de muchos, ninguno de los tres representantes soviéticos pudo con el polaco nacionalizado argentino Miguel Najdorf quien con 16,5 puntos de 21 posibles entró en la historia como el primer monarca del Capablanca.
Sigue leyendo

Leinier y Bruzón imponen récords

Leinier y Bruzón jugarán otra Copa Mundial de ajedrez

Leinier y Bruzón jugarán otra Copa Mundial de ajedrez

Cuando se conoció de forma oficial que los Grandes Maestros Leinier Domínguez y Lázaro Bruzón participarían en el débil torneo zonal 2.3 no pocos pensaron que esa era una errónea decisión. Las alarmas estaban justificadas porque el bajo ELO promedio de los rivales—apenas 2408 puntos—obligaría a los dos mejores ajedrecistas cubanos a jugar de forma perfecta para no perder valiosas unidades en sus coeficientes.

No obstante, ellos consideraron que valía la pena correr el riesgo, ya que el evento otorgaría dos plazas a la próxima Copa Mundial, prevista para este verano, en la siempre fría ciudad rusa de Khanty-Mansiysk. Leinier y Bruzón fueron considerados los grandes favoritos de un certamen al que dejaron de asistir importantes jugadores latinoamericanos; sin embargo, no era un secreto que la obligación de ganar, día tras día, podría convertirse en un elemento negativo en ambos jugadores.

Leinier y Bruzón no habían jugado una partida oficial en 2011 y esta prolongada inactividad también despertaba dudas entre seguidores y especialistas del llamado juego ciencia; pero los cubanos no tardaron mucho en demostrar que las horas de estudio les habían permitido mantener su nivel.
Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: