El suicidio beisbolero de Manny Ramírez

Manny Ramírez...también se retiró del Salón de la Fama

Manny Ramírez...también se retiró del Salón de la Fama

Realmente nadie comprende a Manuel Arístides Ramírez Onelcida o simplemente Manny. En 2009, cuando jugaba para los Dodgers de Los Ángeles, recibió su primera suspensión, de 50 partidos, después de dar positivo a un control antidoping. En aquel momento lo acusaron de utilizar una droga de fertilidad femenina, pero no era un secreto que esa sustancia se utilizaba, en realidad, para “camuflar” el uso de esteroides.

Dos años después, resulta que Manny ya no quería tener más hijos, así que se sometió—al menos eso fue lo que dijo—a una vasectomía y, “por casualidad”, tomó medicamentos prohibidos en el nada riguroso reglamento de la Major League Baseball. Esto hubiera significado una segunda suspensión por 100 desafíos, sin embargo, el dominicano no quiso esperar a la certificación de la sanción y decidió…retirarse.

No tuvo ni siquiera el valor de pedir una disculpa a la organización de los Tampa Bay Rays, el equipo que le pagó dos millones de dólares, por apenas un año. Solo envió una nota oficial a la MLB y…partió de vacaciones, hacia España, de seguro a disfrutar de la enorme fortuna que ganó a lo largo de su carrera. Parece que este jugador tiene la “habilidad” de quedar mal con todo el mundo, incluso en República Dominicana, donde idolatran a sus estrellas en las Mayores, las reacciones ante el nuevo engaño de Manny han incluido fuertes críticas.

De esta triste y decepcionante forma termina la carrera de un hombre que parecía destinado a sobrepasar, sin mucho esfuerzo, los 600 cuadrangulares. Sus números serían suficientes para llevarlo al Salón de la Fama, en Cooperstown: promedio de .312, 555 cuadrangulares y 1,831 carreras remolcadas. Además, ganó dos campeonatos con los Medias Rojas de Boston y fue invitado a 12 Juegos de Estrellas. Pero ninguna de estas cifras será suficiente. Manny mintió, una y otra vez y el retiro, aunque luzca una acción cobarde, un suicidio—deportivo—, creo que fue la mejor solución.

Ojalá otros tramposos siguieran el camino que inició  Manuel Arístides Ramírez. Quizás así el béisbol ganaría un poco más de credibilidad.

La caja de Pandora sigue abierta: Papi Ortiz también utilizó esteroides

Ortiz y Manny...un dúo muy complicado

Ortiz y Manny...un dúo muy complicado

Aquellos que imaginaban a los Medias Rojas de Boston lejos, definitivamente, de los escándalos de dopaje en las Grandes Ligas, tal vez tengan que reconsiderar esta idea. El diario The New York Times reportó que el nombre de un jugador emblemático del club, el cuarto bate David Ortiz, el Big Papi, aparece en la lista de 104 atletas que en 2003 dieron positivo en un examen antidoping.

Después de leer los múltiples cables de las agencias, un detalle me llamó poderosamente la atención: resulta que el hombre encargado por el Comisionado de la MLB, Bud Selig, de realizar el famoso informe en 2006 sobre el uso (abuso) de sustancias prohibidas en las Mayores, es decir, el más que conocido y mencionado George Mitchell (en aquel entonces senador por Maine) tiene grandes intereses en los Medias Rojas, y por eso algunos consideraron que ese equipo había recibido un “trato” diferenciado en la investigación.

Aclaro que el dopaje de Big Papi sí me tomó por sorpresa. Quizás sea un posición demasiado cándida de mi parte; pero no lo pienso dos veces en confesar mi admiración por Ortiz quien orgullosamente representó a su país, República Dominicana, en los dos Clásicos Mundiales, a diferencia de otras estrellas de esa misma nación que inventaron diversas excusas para no asistir.

Todavía recuerdo la espectacular actuación del Big Papi en aquella inolvidable serie de campeonato ante mis más que favoritos Yankees que llegaron a estar 3-0 al frente y luego vieron cómo Ortiz, Curt Schilling y compañía ganaron por primera vez en la historia cuatro partidos en línea. Papi decidió un partido en extrainnings con jonrón y más tarde conectó el imparable decisivo frente a Mariano Rivera.

En el primer Clásico, Papi atrapó una recta alta del lanzador cubano Jonder Martínez en el estadio Hiram Bithorn de San Juan, Puerto Rico, y la pelota recorrió más de 450 pies. Ortiz, a pesar de los cuadrangulares, no estuvo bien en el primer Clásico y en el segundo Dominicana fue la gran decepción de todos.

David Ortiz comenzó muy mal la temporada 2009 y sobrepasó los 100 turnos al bate sin que apareciera un vuelacercas, la peor racha de su carrera deportiva; aunque como se esperaba, logró recuperarse; sin embargo, sus números siguen siendo bajos y la noticia del dopaje de seguro no será bien recibida.

Solo dos hombres de los Medias Rojas, “curiosamente” sus dos mejores bateadores en las conquistas de las Series Mundiales de 2004 y 2007, Ortiz y Manny han dado positivos por uso de sustancias prohibidas.

Muchos “argumentan” que sus archirivales de la fortísima división Este de la Liga Americana, los Yankees de Nueva York, tienen (o han tenido) un enorme listado de jugadores tramposos, entre ellos  Alex Rodriguez, Roger Clemens, Jason Giambi, Andy Pettitte, Gary Sheffield, Chuck Knoblauch, David Justice, Mike Stanton; pero me resisto a estas tontas comparaciones.

Creo que la noticia del dopaje de David Ortiz no puede ser beneficiosa para nadie. Es muy triste que los jonrones que uno aplaudió y admiró, tanto en los estadios, como en la distancia de mi casa, hayan viajado largas distancias…ayudados por los esteroides.

Sammy Sosa, un nuevo tramposo ¿alguien se asombra?

El comprobado dopaje de Sammy Sosa no debería asombrar a nadie

El comprobado dopaje de Sammy Sosa no debería asombrar a nadie

La noticia ocupó titulares en varios medios: ESPN News, en decenas de sitios en Internet, en blogs: el nombre de Sammy Sosa aparecía entre los 104 jugadores que en 2003 dieron positivo a las pruebas antidoping realizadas por la Major League Baseball (MLB).

Sinceramente no me llamó la atención. Creo que para nadie era un secreto ya que muchos—tal vez sería injusto decir todos—de los cuadrangulares de Sammy viajaron grandes distancias ayudados por los esteroides. Lo mismo pasó con Mark McGwire y Canseco, y Caminiti, Bonds, Manny…la lista sería inmensa.

Sin dudas al béisbol no le hace ningún bien que se destapen estos escándalos. Si en 1998 el duelo a jonrones de McGwire con Sosa supuestamente “salvó a la pelota”—en esos momentos yo estudiaba en el preuniversitario, sin Internet, pero junto con un amigo me las arreglaba para estar al tanto de la espectacular competición—, hoy la imagen de McGwire y Sosa ha quedado tan dañada que pocos consideran que puedan ingresar, algún día, al Salón de la Fama en Cooperstown; aunque ambos ganaron millones con sus estafas disfrazadas de cuadrangulares.

De los 104 nombres que dieron positivos en 2003 solo hemos conocido dos. Sammy… ¿el otro? Alex Rodríguez.

Es curioso que ni Alex ni Sosa han sido castigados—el dominicano no juega desde 2007—ya que en la fecha en que se realizaron las pruebas (2003)…todavía no estaba en vigor el “reglamento” antidopaje de la MLB. Si fueran descubiertos ahora tendrían que cumplir una suspensión de… 50 juegos. Como Manny Ramírez. Esta cifra parece—y es—una burla.

Vea también: La era de los esteroides

La era de los esteroides

Portada del último y muy polémico libro sobre Alex Rodríguez

Portada del último y muy polémico libro sobre Alex Rodríguez

A la lista de peloteros tramposos se ha agregado un nuevo nombre: Manny Ramírez quien dijo haber pasado sin problemas 15 controles antidopaje en los últimos cinco años; pero nadie le creyó y la duda parece centrarse ahora en cuál será la próxima estrella de las Grandes Ligas en reconocer que utilizó sustancias prohibidas a lo largo de su carrera.

Más de 500 jonrones, dos títulos en las Series Mundiales con los Medias Rojas de Boston y una pésima reputación fuera de los terrenos podrían resumir, en breves líneas, la trayectoria de un jugador que nunca antes había sido mencionado en los libros escritos sobre el uso del doping en la pelota, ni tampoco en el Informe Mitchell de diciembre de 2007.

Sigue leyendo

¿Tú también Manny Ramírez?

Manny Ramírez, otro pelotero tramposo

Manny Ramírez, otro pelotero tramposo

Otra vez el dopaje llena de dudas al béisbol de las Grandes Ligas. Esta vez fue el turno de Manny Ramírez, el controvertido jugador que hizo soñar, al menos hasta ayer, a los fanáticos de los Los Angeles Dodgers con un regreso a las Series Mundiales.

Un análisis ha demostrado que Manny consumió sustancias prohibidas y deberá cumplir una suspensión de 50 juegos. Su nombre se une al de Alex Rodríguez, Barry Bonds, Gary Sheffield, Roger Clemens, Jason Giambi y la lista de tramposos sigue y sigue.

Manny firmó poco antes del inicio de la temporada un contrato de 25 millones de dólares por un año. ¿Cuánto recibirá después de la sanción? Todavía no he leído nada de esto. Concuerdo con el muy respetado cronista de Yahoo Sports, Jeff Passan, cuando este considera que ha llegado el tiempo de las condenas de por vida para los mentirosos. 50 juegos parece un chiste de mal gusto y los fanáticos le harán saber a Manny que ya no creen en él. Una realidad por la que ya han pasado Clemens, Alex y Bonds. Sin dudas otra gran sombra en la credibilidad del béisbol.

Vea también este post:
Yo también lo siento Alex Rodríguez

El precio de las ausencias al Clásico Mundial

Albert Pujols si estará en el Clásico

Albert Pujols tampoco estará en el Clásico

Los venezolanos extrañarán en su equipo a Johan Santana, al igual que los panameños al cerrador Mariano Rivera o los dominicanos a Albert Pujols. Supuestamente estas estrellas se recuperan de lesiones y no están aptas para jugar en el segundo Clásico Mundial; mientras, Manny Ramírez o Ryan Howard ni siquiera se molestaron en inventar una excusa: a ellos no les interesa el torneo.

Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: