Anuncios

La luz en el “Latino” y las injusticias del béisbol cubano

Se hizo la luz en el estadio Latinoamericano (foto de Ricardo López Hevia) Después de una larga espera, el estadio de béisbol más importante del país, el “Latinoamericano”, ubicado en el Cerro habanero finalmente ya tiene en funcionamiento su sistema de luces. Sobre este tema hubo múltiples críticas, porque para muchos era incomprensible cómo durante dos temporadas la principal instalación beisbolera en Cuba estuvo a oscuras. La crisis económica, el bloqueo, la reducción de presupuestos aparecían siempre como argumentos en la boca de los pocos que intentaron explicar un “apagón deportivo” incompresible para los fanáticos de Industriales.

Por suerte, ya se “hizo la luz” en el Latino. Lo supe a través de una nota publicada en Facebook por el destacado fotorreportero Ricardo López Hevia. Desde la distancia de miles de kilómetros de La Habana sentí una gran tranquilidad, aunque ahora falta por ver la calidad de ese nuevo alumbrado. Ojalá los directivos no se hayan ido por la parte más barata…Esperemos, confiados, agregaría yo.

En estos días una de las tres preselecciones cubanas de béisbol ha “estrenado” las nuevas luces del Latino. Como casi siempre sucede, al elegir a los peloteros quedan fuera algunos que tuvieron una destacada actuación en la Serie Nacional. Estas injusticias provocan encendidas polémicas; aunque no siempre les presto atención, porque me parece que en esos criterios pesan demasiados los regionalismos; no obstante, al analizar los 92 nombres preseleccionados para participar en diversos torneos en el extranjero (Rotterdam, luego en Canadá, los Juegos del ALBA) creo que hubo omisiones lamentables y que han molestado y con razón a los fanáticos.

Estas son las ausencias que nadie puede entender:

Edilse Silva (Holguín): 335 de promedio ofensivo, 25 jonrones, 22 dobles y 87 impulsadas. ¿Qué le faltó a este zurdo? NADA

Yoandri Urgellés (Industriales): 359 de promedio, 26 dobles, 9 cuadrangulares, 67 impulsadas. Nuevamente vuelve a quedar fuera atleta, a quien considero entre los tres mejores bateadores zurdos de la pelota cubana.

Ciro Silvino Licea (Granma): 11 ganados, 5 perdidos, cierto, un PCL alto, 4,43; pero fue la gran estrella de un equipo muy bateador, aunque con pobre pitcheo. El veterano lanzador merecía estar en una de las preselecciones.

¿Qué criterios se siguieron para conformar estas preselecciones? ¿El rendimiento? Estos tres atletas brillaron en la 50 edición de la Serie Nacional. Después de esto, ¿alguien podría pedirle a Ciro Silvino que abandone la idea del retiro y que “luche” por su provincia? Estas decisiones, como tantas otras, dañan al béisbol cubano.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: