La Liga Mundial de voleibol se aleja de la Ciudad Deportiva

Extrañaremos los juegos de la Liga en el Coliseo...

Extrañaremos los juegos de la Liga en el Coliseo...

Mi sorpresa fue enorme al leer las informaciones sobre el sorteo de grupos para la Liga Mundial de voleibol de 2011. El grupo en el que fue ubicado Cuba, el D, como cabeza de serie—no podía ser de otra forma, luego de su cuarto lugar en la XX edición del evento—vuelve a ser muy complicado, pero esto ya no es extraño, porque parece que la “buena suerte” nunca nos acompaña a la hora de sacar los papelitos del “cajón mágico”.

Los rivales serán: Italia (tradicional némesis cubano y cuarta en el Mundial que ellos mismos organizaron), Francia (otro excelente equipo europeo, undécimo en la cita mundialista) y Corea del Sur, sin dudas el que provoca menos preocupación, pues nunca en la Liga ha podido derrotar a Cuba.

Hasta aquí todo normal. Para 2011 la FIVB introdujo un cambio muy importante en el sistema clasificatorio, pues avanzarán a la gran final, prevista para Polonia, los cuatro primeros lugares de los grupos, además, los tres mejores segundos puestos y, por supuesto, los polacos, como sede. Por tanto, parece mucho más fácil para los cubanos regresar a la discusión de las medallas.

El problema no es ese. De acuerdo con esta información, CUBA JUGARÍA TODOS SUS PARTIDOS COMO VISITANTE. Esto nunca antes había pasado en la historia de las Ligas Mundiales y realmente es doloroso que suceda con la Isla, que es la segunda nación que más fanáticos atrae al Coliseo de la Ciudad Deportiva. Solo Brasil nos supera en las cifras de asistentes.

¿Razones para que el equipo tenga que efectuar sus ¡12 partidos! fuera de casa? Según aparece en la página web de la emisora Radio Rebelde, “por trabajos de restauración en el coliseo de la Ciudad Deportiva, y aclaran, que Italia será sede de ocho encuentros, los cuatro con Cuba, dos con Francia y otros dos con Corea del Sur… Todavía hoy la Federación Internacional no había aclarado nada más en este sentido, que le ocasiona a Cuba gran dificultad, porque tendrá que jugar siempre con el público en contra, y nunca tendrá el apoyo del suyo.”

Recuerdo que en la más reciente versión de la Liga no hubo aire acondicionado en el Coliseo y supongo que esto no haya agradado a los equipos visitantes (Polonia, Alemania y Argentina). De cualquier forma, es una pésima noticia para el equipo cubano de voleibol, sin dudas el mejor deporte colectivo en este año y, por supuesto, también para los que asistimos asiduamente al Coliseo.

COMPOSICIÓN DE LOS GRUPOS PARA LA XXI LIGA MUNDIAL 2011:

Grupo A: Brasil, Estados Unidos, Polonia y Puerto Rico (debutante)
Grupo B: Rusia, Bulgaria, Alemania y Japón (en lugar de Holanda que declinó su participación por problemas económicos)
Grupo C: Serbia, Argentina, Finlandia y Egipto

Hace calor en La Habana

Wilfredo León no tuvo un buen fin de semana

Wilfredo León no tuvo un buen fin de semana

Abanicos, pedazos de papel, cualquier cosa funcionaba con tal de recibir un “aire extra”. En la cancha del Coliseo de la Ciudad Deportiva, los jugadores de los equipos de voleibol de Argentina y Cuba sudaban ríos, mares y hasta océanos; mientras, en unas gradas no tan llenas como en Ligas Mundiales anteriores, la gente repetía una frase que se ha hecho muy popular en esta tórrida ciudad que continúa extrañando los aguaceros: hace calor en La Habana.

Nunca antes había visto un espectáculo igual. Recuerdo que en una Liga—por el 95 o 96—Brasil protestó con fuerza por la ausencia del aire acondicionado. Ahora imagino que los argentinos hayan protestado con igual intensidad. No es nada fácil jugar durante más de dos horas con una temperatura que debió rondar en la cancha los 40 grados Celsius, especialmente cuando los jugadores no están habituados a esas altas temperaturas. Tampoco es fácil para los fanáticos mantenerse en una instalación diseñada para el aire acondicionado y por la que casi no circula el aire.

¿Quedará arreglado este problema para las visitas de Alemania y Polonia en los próximos fines de semana? Quisiera pensar que sí, porque de lo contrario vendrán más inconformidades y eso no es nada bueno para la imagen de la segunda urbe que más espectadores ha llevado a las gradas en la historia de las Ligas, solo superada por Brasil.

El debut cubano en la XXI edición de la Liga Mundial fue realmente muy bueno: se lograron dos victorias, se obtuvieron cinco puntos de seis posibles y el equipo que apenas tuvo tres partidos de entrenamiento ante Serbia mostró un accionar prometedor; aunque, por supuesto, para llegar a la discusión de las medallas ellos tendrán que mejorar y mucho. Creo que pueden hacerlo, al menos talento no les falta.

Sin dudas el jugador que más me impresionó fue el atacador zurdo de 19 años  Fernando Hernández. No llega a los dos metros (1,96), pero tiene un gran poder de salto y, sobre todo, capacidad de liderazgo. La preocupación del primer fin de semana fue Wilfredo León. Ya los especialistas habían alertado sobre las horas de entrenamiento perdidas por causa de una lesión. Esas carencias fueron muy evidentes ante Argentina: el muchacho de apenas 16 años recibió mal, su saque no se pareció al del año anterior y estuvo perdido en el ataque. La selección lo necesita para soñar con una medalla, pero hay que darle tiempo al llamado “rey León”.

Vea además:
Resultados completos de la primera semana de la Liga Mundial 2010
Conferencia de prensa del primer y segundo partido en La Habana

Cuba se fue sin medallas de la Liga Mundial

El recibo cubano fue pésimo ante Rusia

El recibo cubano fue pésimo ante Rusia

Había mucho en juego, más allá de los 250 mil dólares en premio para el tercer lugar: Cuba necesitaba demostrar que ya podían considerarla entre las selecciones más completas del mundo en el voleibol masculino; sin embargo, el partido por la medalla de bronce frente a Rusia fue el peor de los 16 desafíos en los que intervino el equipo.

Nada funcionó para el entrenador Orlando Samuell. Pésimo recibo, desconcentración, ataque inefectivo, débil servicio. A diferencia del día anterior, cuando no hizo los cambios necesarios ante Serbia, esta vez el experimentado técnico rotó a todos los jugadores por la cancha; pero ninguno (quizás con la excepción del central Robertlandy Simón) supo responder.

Los parciales fueron muy desproporcionados: los rusos aplastaron por 25-13, 26-24 (cuando Cuba hizo un poco de resistencia) y 25-16. Fin de la historia.

Aunque los cubanos terminaron en la Liga sin medallas, el cuarto puesto es su mejor ubicación desde 2005. El futuro parece promisorio; pero quedará por ver cómo evoluciona este talentosísimo equipo.

Descargue en formato pdf las estadísticas del juego Cuba vs. Rusia

Brasil pudo más que Cuba en la Liga Mundial

Brasil, mejor que Cuba, sin dudas

Brasil, mejor que Cuba, sin dudas

El siete veces campeón de la Liga Mundial no dejó lugar a las dudas y fue claramente superior a la selección nacional cubana de voleibol. Mi gran favorito al título debutó por todo lo alto y venció a Cuba por 3 sets a 1; pero de todas formas, a pesar del revés, tampoco es para caerle arriba a los cubanos y proclamar por todas partes que no tienen opciones en una posible semifinal.

Después del espectacular triunfo en el segundo set por 25-23, cuando los cubanos estuvieron debajo 10-13, pensé que en el tercer parcial los antillanos saldrían inspirados; sin embargo,  resultó todo lo contrario: los más experimentados brasileños ganaron aplastantemente por 25-17 en solo 22 minutos y luego, en el cuarto, tampoco hubo problemas para los sudamericanos: 25-19.

Resultó llamativo el pobre desempeño de Wilfredo León, el joven de 15 años que marcó 24 puntos en el partido inicial frente a Argentina. Ahora, apenas quedó en 10, de ellos uno solo por el servicio.

En el ataque cubano sobresalió Joandy Leal, con 13 unidades; mientras el capitán Robertlandy Simón, quedó en 12. Por Brasil, Vissoto Neves y Murilo Endres fueron imparables, pues ambos anotaron 17 puntos; aunque el arma fundamental y más desestabilizadora del equipo fue el servicio, ya que en total marcaron la impresionante cifra de 12 aces, de ellos 6 de Thiago Alves.

Cuba deberá esperar por el desenlace del partido final entre Argentina y Brasil. Un triunfo de los brasileños en dos sets ya le otorgaría la clasificación a los cubanos a la semifinal; pero una victoria gaucha por 3-0 o 3-1—fuera de todos los pronósticos—obligaría a utilizar los cálculos matemáticos para determinar a los dos equipos que avanzarán por el grupo a la discusión de medallas.

Por la otra agrupación, el actual campeón, Estados Unidos, quedó eliminado de la Liga, después de ceder por otro contundente 3-0, esta vez ante Rusia, así que tanto rusos como serbios ya están asegurados para la siguiente fase.

La final de la Liga Mundial está más cerca para Cuba

pitán Robertlandy Simón no estuvo en su mejor día, pero mejoró al final

El capitán Robertlandy Simón no estuvo en su mejor día, pero mejoró al final

Si alguien dudaba de las cualidades de Wilfredo León, el talento de solo 15 años, solo necesita ver la repetición televisiva del primer partido de Cuba en la final de la XX edición de la Liga Mundial de voleibol.

León marcó 24 puntos y su fortísimo servicio fue fundamental para que la selección nacional cubana abriera con un importante triunfo sobre Argentina 3 sets por 1.

El partido no tuvo la calidad técnica que yo esperaba. Ambos sextetos mostraron un rendimiento muy inestable y dejaron escapar amplias ventajas que parecían decisivas.

Por ejemplo, Cuba llegó a estar delante 17-10 en el primer set y solo ganó 25-22; luego, en el segundo, los cubanos estuvieron 20-17 y se desmoronaron para caer 22-25. Pero en el tercer y cuarto set llegó el turno de los sudamericanos. En los momentos decisivos cometieron demasiados errores y esto abrió las puertas para la victoria cubana.

Individualmente, León fue la máxima figura y su servicio no solo dio puntos por directo (aces); también provocó pésimos recibos; Maikel Sánchez anotó 16 puntos y el central Osmany Camejo jugó su mejor partido de la Liga, con 12 anotaciones.

El éxito por 3 a 1, le dio a Cuba 3 puntos valiosísimos y un puesto casi seguro en la semifinal. Una posible derrota frente a Brasil—para mí el gran favorito al título—no representaría mucho, pues los gauchos estarían obligados a derrotar a los brasileños por 3-1 o 3-0 y eso no entra dentro de los planes de nadie.

A %d blogueros les gusta esto: