Dinero para el ajedrez olímpico

Por primera vez en la historia, la FIDE premiará con importantes cantidades de euros a las naciones ganadores de la próxima Olimpiada de ajedrez que tendrá lugar en Khanty-Mansiysk y también a los mejores tableros. Esto, imagino, haya sido muy bien acogido por los ajedrecistas que así tendrían un incentivo más para luchar por las primeras posiciones, tanto de sus países, como en sus tableros.

Estas son las sumas que se entregarán:
20 mil euros para el equipo campeón entre los hombres
12 mil euros para el ocupante del segundo lugar
8 mil euros para el bronce

Las mujeres, como casi siempre sucede, lo cual no significa que sea correcto, obtendrán menos dinero:
10 mil euros para la selección triunfadora
6 mil euros para la plata
4 mil euros para el bronce

No obstante, al menos sí habrá igualdad en los premios individuales, pues tanto los medallistas por tableros de los hombres y las mujeres recibirán:
5 mil euros para el oro
3 mil euros la plata
2 mil euros el bronce

Los premios por equipos son una idea interesante; pero la situación se complica a la hora de repartir dinero entre los tableros, pues abre el camino para especulaciones. Un ejemplo: si un jugador A, de un equipo sin posibilidades de terminar entre los tres primeros lugares, está en posición de conquistar una medalla, entonces lo más probable es que el capitán de la selección lo “deje en el banco”, es decir, le ofrezca un descanso que de otra forma sería criticado. Por tanto, no nos extrañemos si vemos situaciones similares a las descritas anteriormente.

El dinero en el ajedrez, como en todos los deportes, cobra cada vez mayor importancia en las propuestas de organizadores y directivos. En la fortísima contienda electoral por la presidencia de la FIDE, entre Kirsan Ilyumzhinov y Anatoly Karpov, el problema del financiamiento del llamado juego ciencia ha sido un eje central de ambos candidatos. Karpov tiene una propuesta que me pareció muy curiosa y quizás llame la atención de las naciones con menos recursos: en lugar de que cada Federación pague una cuota anual para “mantener a la FIDE”, será la organización quien sostenga a las Federaciones. Esto sería ideal y no pocos países—Cuba entre ellos—se ahorrarían una buena cantidad de dinero que podría invertir en el desarrollo del ajedrez.

A %d blogueros les gusta esto: