Anuncios

El Súper Bowl en 140 caracteres

El deporte y las redes sociales están cada vez más interconectados. No se sabe con certeza cuántos de los más de 25 mil millones de mensajes enviados a través de Twitter, en 2010, tuvieron como motivación principal un certamen o juego específico; sin embargo, la exitosa experiencia de la Copa Mundial de fútbol, efectuada en Sudáfrica, le demostró a los desarrolladores de la red de microblogging que los internautas socializaban con mayor frecuencia sus criterios deportivos en los 140 caracteres ofrecidos por un “tweet”.

La impresionante cantidad de mensajes que intercambiaron los usuarios de Twitter durante el Mundial sudafricano despertó un gran interés en no pocas empresas. Ellas comprendieron que a partir de ese amplio flujo de información podría generarse una excelente oportunidad para utilizar a la plataforma de microblogging como un sitio ideal de promoción de productos y servicios. No obstante, persistían algunas dudas, porque la Copa se extendió por un mes; pero, ¿funcionaría Twitter en la cobertura de un único desafío? El Súper Bowl XLV, de fútbol americano, ofreció una respuesta convincente.
Sigue leyendo

Anuncios

¡Habrá desfile en Green Bay!

Aaron Rodgers celebra...razones tiene

Aaron Rodgers celebra...razones tiene

El mariscal de campo Ben Roethlisberger intentó hasta los últimos segundos obtener su tercer anillo de campeón de la NFL; pero ni siquiera la mejoría en el juego ofensivo de los Pittsburgh Steelers fue suficiente para borrar una horrenda primera mitad, en la que Green Bay Packers construyó una ventaja que los condujo a un convincente triunfo por 31 a 25 en el Súper Bowl XLV.

Adiós Brett Favre. Bienvenido Aaron Rodgers. El Lambeau Field ha adoptado a un nuevo ídolo. Tal vez tenga menos carisma que su predecesor, pero tiempo es lo que le sobra a Rodgers. El talento está allí. Por lo pronto, luego de varios meses de incertidumbres, de lesiones, ha llegado la hora de celebrar para Green Bay. El sexto clasificado de la Conferencia Nacional pudo más que el equipo con mayor cantidad de títulos en la NFL y aunque hubo tensión hasta el último drive del Súper Bowl, en realidad los Packers controlaron el desafío desde el cuarto inicial.

Lombardi: el premio más añorado de la temporada

Lombardi: el premio más añorado de la temporada

Si en los otros dos Súper Bowl los fanáticos le habían perdonado a Big Ben que sus números no fueran lo suficientemente buenos, porque, a fin de cuentas, los Steelers levantaron el trofeo Lombardi, me parece que ahora sí llegarán fuertes críticas contra el mariscal de campo de Pittsburgh. Las dos intercepciones en la primera mitad fueron costosísimas y en el momento preciso, cuando hacía falta mostrar, una vez más, de qué estaba hecho Roethlisberger, con el título en la línea, sencillamente no ganó la batalla contra la secundaria de Green Bay que extrañó a Charlie Woodson quien sufrió una lesión que le imposibilitó jugar en la mayor parte del juego.

Así termina una gran temporada de la NFL. A los dueños y ejecutivos de la Liga les pareció excelente por los dividendos económicos (más de 9000 millones recaudados); pero para los que solo nos interesa el deporte, la campaña 2010-2011 tuvo emociones hasta el drive final. Veremos qué pasará hasta septiembre, con el peligro muy latente de una huelga de jugadores.

Vea además:
Listado de Ganadores del Súper Bowl
MVP del Súper Bowl
Aaron Rodgers, MVP del Súper Bowl
Tom Brady, MVP de la temporada

Duelo de mariscales en un Súper Bowl helado

Las gélidas temperaturas que continúan golpeando a gran parte de Estados Unidos de seguro preocupan a los directivos de la NFL. Quizás no quieran reconocerlo públicamente, pero las pulgadas de nieve, los vuelos cancelados y las carreteras congeladas en el área de Dallas-Fort Worth no son buenas noticias en vísperas del juego más seguido del año: el Súper Bowl XLV.

Dos de los equipos con más historia y mayor número de seguidores, los Green Bay Packers y los Pittsburgh Steelers lucharán por levantar, una vez más, el trofeo Lombardi y aunque el partido se celebrará en el espectacular Cowboys Stadium, que cuenta con un domo (por tanto, la temperatura no será un problema), imagino que para los fanáticos del fútbol americano, acostumbrados a presenciar el Súper Bowl en los climas cálidos de la Florida o Nueva Orleans, será impactante el hecho de llegar a un estadio rodeado de nieve; aunque probablemente este impacto sea menor que el precio mínimo de 1000 dólares por entrada; mientras en algunos sitios en Internet, según leí, se comercializaban los tickets a 5000 dólares.

El gran negocio que significa el Súper Bowl cerraría una temporada muy productiva para la NFL que dejó ingresos cercanos a los 9000 millones de dólares; aunque no podemos olvidar que la amenaza de una posible huelga produce inquietud en los fanáticos y dolores de cabeza para los ejecutivos y la unión de jugadores. Ellos retornarán una y otra vez a la mesa de negociación, hasta firmar un nuevo contrato colectivo. Tal vez demoren varios meses y cada grupo utilice las más diversas tácticas para presionar al otro; pero al final, en septiembre de 2011, en el Lambeau Field o en el Heinz Field, el ovoide volverá rodar.

RODGERS VS. ROETHLISBERGER, EL GRAN DUELO DEL SÚPER BOWL

Favre y Rodgers, siempre con cara de pocos amigos

Favre y Rodgers, siempre con cara de pocos amigos

No ha sido fácil para Aaron Rodgers reemplazar a uno de los mayores íconos de la ciudad y de la NFL. Ni siquiera un triunfo sobre los Steelers en el Súper Bowl haría olvidar a los fanáticos de los Packers el legado de Brett Favre; pero la desmemoria trabaja a mediano y largo plazo y podría ser un factor que influya en el olvido de Favre, especialmente entre los seguidores de Green Bay quienes nunca le perdonarán a su ídolo el haberse marchado primero a Nueva York y luego a Minnesota.

Después de sentarse en el banco durante algunas temporadas, mientras Favre lideraba a los Packers y no compartía muchas palabras con él, Rodgers supo aprovechar la oportunidad y del sexto sitio en los play offs, el mariscal llevó a Green Bay al Súper Bowl. Esto no es poco, pues los Packers tuvieron que vencer a equipos que lucían superiores como Atlanta y Chicago.

Por el otro lado, Ben Roethlisberger jugará su tercer Súper Bowl. En las dos presentaciones previas no tuvo números espectaculares (en realidad, en pocos juegos de postemporada ha tenido índices de eficiencia extraordinarios); sin embargo, ha sabido lanzar el pase correcto, en el momento preciso. Por eso tiene dos anillos de campeón. Los problemas fuera del terreno de juego (acusaciones por violación sexual) lo mantuvieron inactivo en las primeras semanas; no obstante, Big Ben regresó en gran forma y condujo a los Steelers a la octava participación en el Súper Bowl.

Los pronósticos de los expertos y las casas de apuestas favorecen a Green Bay; aunque con márgenes muy pequeños. La única idea que todos sí parecen compartir es que el Súper Bowl XLV será un juego muy reñido y… ¿tendremos el primer tiempo extra en la historia del partido más seguido del año?
Rodger y Big Ben en cifras

En marzo de 2008 Roethlisberger firmó un contrato de ocho años y 102 millones de dólares. El acuerdo incluyó 33.2 millones garantizados y un bono por firmar de 25.2 millones. En 2011 su salario fue de 11,6 mdd. En la campaña regular intervino en 12 partidos, lanzó para 3,200 yardas, 17 pases de touchdown y recibió cinco intercepciones.

Rodgers firmó, también en 2008, un contrato de 6 años y 65 millones de dólares. Su sueldo en 2010-2011 fue de 7,25 millones. En la temporada intervino en 15 partidos y lanzó para 3,992 yardas, 28 touchdowns y tuvo 11 intercepciones.

Vea además:
NFL designa árbitros del Súper Bowl XLV
Green Bay vs. Pittsburgh, el Súper Bowl en cifras
Green Bay vs. Pittsburgh, un Súper Bowl de difícil pronóstico

Los Seahawks asombraron al mundo de la NFL

Seattle protagonizó la primera sorpresa de los play offs

Seattle protagonizó la primera sorpresa de los play offs

Ellos lo habían anunciado una y otra vez: en los play offs todos los equipos llegan con un récord idéntico; pero de seguro pocos esperaban que los Seattle Seahawks, el único equipo en la historia de la NFL (desde 1970) que ha logrado avanzar a la postemporada dejara en el camino a los súper favoritos New Orleans Saints, campeones del Súper Bowl 2010.

Fue un resultado impactante. Los Seahawks ganaron la mediocre división del Oeste de la Conferencia Nacional en la última semana y no supieron hasta hace muy poco que su mariscal de campo regular, Matt Hasselbeck, podría lanzar pases en el Qwest Stadium ante los Saints. El veterano jugador recibió infiltraciones en su adolorida cadera y de algún modo se recuperó, justo a tiempo, para liderar a los Seahawks a un espectacular triunfo de 41-36.

Después que los Saints tomaron ventaja de 10 a 0, pensé que sería un día fácil para los dirigidos por Sean Peyton. Todo parecía marchar bien: Drew Brees conectaba con sus recibidores y los Seahawks no lograban descifrar la defensa de New Orleans. De repente todo cambió y Hasselbeck resultó imparable, con cuatro pases de touchdown. No obstante, mantuve las esperanzas hasta el último momento sobre un posible repunte de los Saints; pero la fallida conversión de dos puntos, luego del rápido drive armado por Brees que dejó el marcador 41-36, acabó con todas las esperanzas. Los Seahawks, con 7 y 9, avanzan en la NFL… ¿alguien pronosticó esto?

JETS TERMINARON CON EL “MALEFICIO” DE LOS COLTS

Folk celebra su decisivo gol de campo

Folk celebra su decisivo gol de campo

Parecía que el dominio de los Indianápolis Colts sobre los New York Jets se mantendría otro año más. Adam Vinatieri volvió a mostrar su sangre fría (siempre recordaré sus patadas ante los Rams y los Panthers) y su gol de campo, con 53 segundos en el reloj, parecía suficiente para asegurar el triunfo de los Colts, por 16 a 14; sin embargo, la defensa de Indy estuvo horrible en la patada de retorno y la excelente posición que alcanzaron los Jets le permitió a Mark Sánchez organizar las jugadas que abrieron el camino para que el pateador Nick Folk terminara con los sueños de Peyton Manning de, al menos, acercarse a otro Súper Bowl. Por tanto, la NFL tendrá dos nuevos campeones de conferencia, porque los ganadores del año pasado ya están camino a casa, mucho antes de lo que se había pronosticado.

Tengo que reconocer que me equivoqué en mis dos pronósticos para la primera fecha de los play offs de la NFL. Veremos si mañana los Ravens y los Eagles mejoran mi récord.

Vea además: Los Seattle Seahawks y otros récords en la NFL

Los Delfines cayeron en la tierra

9 sacks en dos cuartos...Horrible noche para Cutler

9 sacks en dos cuartos...Horrible noche para Cutler

7-6. Esa era el marcador en el Sun Life Stadium después de los dos primeros cuartos. Los Miami Dolphins iban delante por un punto sobre los New England Patriots. Otra vez la defensiva estaba jugando un rol protagónico. Todo esto cambió en apenas dos minutos. Brandon Tate recibió el kick-off de la segunda mitad y corrió 103 yardas para colocar delante en el marcador a su equipo y a partir de allí desapareció la defensa; mientras la ofensiva de Miami cometió error tras error. Un verdadero desastre.

Pat Chung bloqueó una patada de punt de los Dolphins que luego se convirtió en un rápido touchdown; luego el mismo Chung bloqueó un intento de gol de campo y los Patriots tuvieron a Kyle Arrington en el lugar exacto para recoger el ovoide y correr 35 yardas hasta la zona final de Miami. Por último, otra vez Chung interceptó a Chad Henne. 41-14, un marcador que refleja claramente lo que sucedió en los dos cuartos finales. La ofensiva de los Dolphins poco pudo hacer, la defensa tampoco frenó a los Patriots. Muy mal Henne, con sus tres intercepciones, aunque las cosas no mejoraron con Tyler Thigpen quien también fue interceptado. No hizo falta Randy Moss.

En sus dos presentaciones en casa, los Dolphins permitieron ¡72! puntos a los Jets y Patriots, los rivales de fuerza en su división, pues los Bills no representan un serio peligro para nadie. Los Dolphins llegan a su semana de descanso con demasiadas interrogantes. ¿Qué imagen mostrarán en 15 días, la del equipo con férrea defensa que detuvo a los Vickings o el que se desplomó ante los Patriots?

OTRAS COSAS QUE ME LLAMARON LA ATENCIÓN DE LA 4TA SEMANA
– Increíble el récord de Cutler, el mariscal de los Bears, pues 9 sacks en la primera mitad es demasiado. ¿Dónde estaba la línea ofensiva de Chicago?
– Los Bengals perdieron un partido en el que salían como amplios favoritos; no obstante, al menos tuvieron la buena noticia de ver a Terrell Owens capturar 10 pases, que significaron 222 yardas.
– A McNabb le aplaudieron en su regreso a Filadelfia. Claro, antes de que comenzara el partido. Imagino que los fanáticos de los Eagles tengan los dedos cruzados para que la lesión de Michael Vick no sea tan seria como lució.
– Lo de los Detroit Lions ya ha sido demasiado. Quizás solo comparables con los Piratas de Pittsburgh, en las Mayores. Los Lions han perdido ¡23! partidos consecutivos fuera de casa. Si tenemos en cuenta que en una temporada cada equipo tiene 8 juegos de visitantes, es fácil sacar la cuenta.
– El gol de campo de Scobee, a ¡59! yardas, sin tiempo en el reloj, dejó estupefactos a los Colts y no es para menos. A pesar de los buenos números de Peyton Manning, Indianápolis tiene ya dos derrotas.

Los Jets destruyeron el plan defensivo de los Dolphins

En sus dos primeros partidos de la temporada la defensa de los Miami Dolphins se las había arreglado para permitir menos de dos touchdowns a cada equipo (Bills y Vikings); pero Mark Sánchez, el mariscal de campo de los Jets de Nueva York, representó un reto superior (todavía Favre no está en óptima forma) y la secundaria de los Dolphins no pudo frenar los lanzamientos. Dos de estos pases, capturados por Braylon Edwards, salvaron el partido para los visitantes en la apertura de la temporada en Miami.

El primer de ellos, en el tercer cuarto, funcionó para que Edwards agarrara el ovoide y corriera hasta la zona final, para un touchdown de 67 yardas que puso delante en el marcador a los Jets por 17 a 14, luego que Chad Henne había dado la ventaja temporal a los Dolphins, con su pase touchdown a Brandon Marshall.

La otra atrapada de Edwards, de 20 yardas, en tercero y diez, con muy pocos minutos por jugar en el cuarto final y Miami detrás por solo un punto, posibilitó que la serie ofensiva de los neoyorquinos continuara viva y más adelante LaDainian Tomlinson se las arregló para anotar el touchdown que sepultó las esperanzas de los Dolphins.

De cualquier forma, hubo tiempo para la remontada, pues Henne condujo al equipo hasta la yarda 5 y 34 segundos en el reloj es suficiente para avanzar esa corta distancia; sin embargo, el mariscal fue interceptado y así terminó el invicto de los Dolphins.
Esta fue una derrota doblemente dolorosa, pues fue como local y, especialmente, ante un rival de la división. Los Jets, después de su débil comienzo ante los Ravens, han mostrado lo que se esperaba de ellos: mucha ofensiva y ciertos destellos de coordinación defensiva, elementos estos que los convierten en los más serios candidatos al título del Este de la Conferencia Americana.

DE LA TERCERA SEMANA
El gol de campo de 29 yardas que falló el pateador de los Saints de Nueva Orleans ante Atlanta, en tiempo extra, pesará al final de la campaña, cuando probablemente ambos equipos lleguen con marcas muy similares.
Además, el “peleador de perros”, Michael Vick volvió a lucir bien como titular de los Philadelphia Eagles y aportó 4 touchdowns y me gustó mucho el que logró por tierra, con un avance de 17 yardas. Aquí reapareció el mejor estilo de Vick, en los tiempos en que asombraba a todos por su condición atlética con los Falcons.

Impresionante lo de los Steelers sin Big Ben. 3-0 es más de lo que se podía esperar con el veterano mariscal Charlie Batch. Ningún otro equipo de la Americana ha sido más convincente que Pittsburgh.

Dos selecciones necesitaban ganar a toda costa para evitar una mayor humillación y lo consiguieron. Excelente la victoria de los Cowboys ante los hasta entonces invictos Texans, como visitantes. Lo mismo podía decirse de los Vikings. Favre quedó por debajo, aunque las 160 yardas del potentísimo corredor Adrian Peterson salvaron el día. Es cierto que el rival fue Detroit; pero por el momento respiran con más fuerza en Minneapolis.

La defensa de los Dolphins detuvo a Favre

A sus 40 años volvió a lucir lento, su puntería estuvo ausente y para colmo de males, la defensa de los Miami Dolphins no le dio un minuto de respiro. Son demasiados partidos en su espalda, poco entrenamiento en el verano, a lo que se unió la falta de varios de sus jugadores principales de la línea ofensiva. Todo esto propició que Brett Favre tuviera su peor día como mariscal de campo de los Minnesota Vikings.

En todo 2009, cuando Favre ilusionó a los Vikings con el Súper Bowl y estuvo muy cerca de llevar a su equipo al partido más importante del año, solo lanzó en el Metrodome  dos intercepciones. En la tarde del domingo, ante los Dolphins, sus pases fueron interceptados en tres ocasiones; además, su rating de eficiencia como mariscal resultó casi ridículo: 44,3.

Una vez más la ofensiva de los Dolphins estuvo ausente, así que volvió a corresponderle a la unidad defensiva ganar el partido y lo lograron de una manera espectacular: detuvieron al corredor más temido (me parece mucho más completo que Chris Johnson) de la NFL, Adrian Peterson, en cuarto down, en la yarda uno, con pocos minutos por jugar y apenas cuatro puntos de ventaja en el marcador.

Los Vikings dejaron a los Dolphins en solo 226 yardas y esto es muy preocupante. Cierto que el equipo ha comenzado con 2-0 por primera vez desde 2002; pero la poca efectividad de Chad Henne, quien solo lanzó el balón en 14 oportunidades y conectó en 9, de seguro ha despertado no pocas dudas entre los seguidores de los Dolphins.

De las series ofensivas, quizás la única impresionante fue en la que Brandon Marshall capturó un pase de 46 yardas de Henne y luego los Dolphins escenificaron cuatro jugadas de wildcat (yo pensé que esta formación, que produjo pocos resultados en 2009, iba a desaparecer con Marshall) que concluyeron en un touchdown de Ronnie Brown.

DE LA SEGUNDA SEMANA
El partido que más esperaba terminó con una aplastante victoria de Big Manning sobre el pequeño Eli. Los dos hermanos, con un anillo de Súper Bowl cada uno, volvieron a enfrentarse y Peyton aplastó a Eli, por 38 a 14; además, los Jets dejaron atrás el desastre de la semana anterior, con un excelente triunfo sobre los Patriots, por 28 a 14; aunque probablemente la pérdida por lesión de Revis será muy dolorosa. Muy mal el inicio de los Cowboys, especialmente de su pateador que falló un gol de campo, en el cuarto final, que pudo empatar el partido.
Michael Vick regresó a la titularidad de la NFL y aunque frente a él tuvo a la pobre defensa de los Lions, no se puede negar que el “peleador de perros” tuvo una tarde magnífica, con 237 yardas aéreas, dos touchdowns y 37 yardas por tierra.

A %d blogueros les gusta esto: