España, ¿el nuevo invitado a la Copa América de fútbol?

España, ¿campeona de América?

España, ¿campeona de América?

La nada sorpresiva ausencia de la selección nacional de Japón de la Copa América de fútbol, prevista para celebrarse en junio, en Argentina, obligará a los organizadores del certamen a llenar el vacío con un nuevo invitado. Las posibilidades son diversas; pero sin dudas me sorprendió que en la lista de naciones interesadas estuviera nada menos que la actual campeona europea y mundial: España.

Después del devastador terremoto era previsible que Japón plantearía su imposibilidad de retornar a la Copa América…porque los clubes locales tienen que recuperar las fechas perdidas del torneo doméstico. No hubo que esperar mucho tiempo para conocer los que podrían reemplazar a los nipones. El presidente de la Federación Española de Fútbol Ángel María Villar aseguró que propondrá a la junta directiva del organismo que España acepte la invitación.

No obstante, aparecen por todas partes versiones diferentes sobre la sorprendente invitación a los ibéricos. Por ejemplo, Eduardo Deluca, secretario general de la Conmebol, dijo  que la opción más firme era Costa Rica y que ellos nunca pensaron en España, Estados Unidos o Australia.

Entonces, ¿cómo entender las declaraciones de Villar? Todo parece ser una cuestión de negocios, porque no sería un secreto que la participación española en la Copa América elevaría notablemente el interés (ingresos) del evento; pero no me parece que se vaya a concretar, porque se interpondrían demasiados intereses de los clubes de la Liga.

De cualquier forma, ¿se imaginan a España también monarca de América?

ACTUALIZACIÓN [13 de abril]: España no va a la Copa América

El partido más esperado del año

Cafú jugó tres veces por la Copa, ahora un español o holandés la levantará por primera vez

Cafú jugó tres veces por la Copa, ahora un español o holandés la levantará por primera vez

Es el partido más importante que se juega en el mundo. Un desafío seguido por miles de millones de personas de todos los continentes. Un encuentro que desata más pasiones que ningún otro. Un juego en el que más de 200 países desearían estar; pero solo dos, los elegidos, tienen la posibilidad de disputar. No importa qué suceda después, el vencedor inscribe, para siempre, su nombre en los libros donde se guardan las vidas de los campeones mundiales de fútbol que pasan a ser Leyendas del más universal de los deportes.

La primera final de la historia involucró a Uruguay y Argentina, dos países vecinos que han mantenido una extraordinaria rivalidad. Los uruguayos habían conquistado el título olímpico en 1924 y 1928; además, eran la sede, por lo que fueron considerados favoritos. El 30 de julio de 1930 los dos onces saltaron a la cancha del muy joven Estadio Centenario, frente a más de 60 mil espectadores; aunque antes del pitazo inicial hubo una seria polémica, nada menos que por el balón que se utilizaría en el encuentro. Los uruguayos pedían que fuera uno con menos aire, por tanto de un menor bote y más favorable a su juego; mientras, los argentinos exigían una pelota diferente, que tuviera más aire.

Este debate no existiría en la actualidad, pues la Federación internacional establece un único balón; pero era 1930 y ninguno de los dos rivales quería ceder. Entonces, apareció una solución “salomónica”: se jugaría cada mitad con un balón distinto.

No se sabe si habrá sido la casualidad o si realmente la cantidad de aire en la pelota influyó en la calidad del juego. Lo cierto es que en la primera parte, cuando se utilizó el balón seleccionado por los argentinos, estos terminaron delante por 2 a 1. Luego, en la segunda mitad, al emplearse la pelota elegida por los uruguayos, los doble titulares olímpicos marcaron 3 goles que decidieron el partido a su favor y pudieron levantar, por primera vez, la Copa llamada “Victoria”, que años más tarde sería conocida como Copa “Jules Rimet”.
Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: