Una Olimpiada sin el campeón mundial

Un mes atrás el campeón mundial Viswanathan Anand se vio envuelto en una fuerte polémica con las autoridades de su país. La Universidad de Hyderabad había decidido otorgarle al tres veces titular del orbe un doctorado honorífico en Matemática; pero el ministerio de Desarrollo humano vetó el acuerdo, pues cuestionó la nacionalidad de Vishy.

Esta decisión, lógicamente, no agradó al monarca quien ha vivido durante dos décadas en España; pero continúa viajando con pasaporte indio y compite bajo esa bandera. Las disculpas del ministro Kapil Sibal fueron inmediatas y Anand prefirió no elevar la controversia. El Gran Maestro recibirá su doctorado, solo que ahora será él quien decida el momento más oportuno para asistir a la entrega. Quizás no fuera una coincidencia que poco después se supiera, de forma oficial, que Vishy no participaría en la 39 edición de la Olimpiada que se jugará en la ciudad rusa de Khanty-Mansiysk.

Anand no ofreció más explicaciones. Su última participación olímpica ocurrió en Turín, en 2006, y de acuerdo con un funcionario de la Federación india, al campeón “no le agrada el formato del torneo. Este ha sido su argumento por algún tiempo”. Las razones del titular no parecen convincentes, sobre todo porque la gran mayoría de las estrellas del universo ajedrecístico sí jugarán en la Olimpiada, incluso cuando saben que sus equipos no tienen posibilidades de ubicarse entre las primeras posiciones. Así sucede con el noruego Magnus Carlsen y también con el búlgaro Veselin Topalov.
Sigue leyendo

Debates presidenciales en el ajedrez: ¿una nueva escisión?

No pocos pensaron que después del brillante éxito del indio Viswanathan Anand en el match contra el búlgaro Veselin Topalov la estabilidad del ajedrez estaba garantizada; sin embargo, la fortísima lucha por la presidencia de la Federación internacional (FIDE) que protagonizan el actual titular, Kirsan Ilyumzhinov y Anatoly Karpov podría dividir, una vez más, al juego ciencia.

En unos pocos meses—septiembre—se realizará la tan esperada votación en el Congreso de la FIDE y no sería exagerado escribir que nunca antes una elección había despertado tanto interés entre los practicantes, especialistas y seguidores del ajedrez. Ilyumzhinov ha manejado con rumbo incierto a la organización durante 15 años y en ese período no apareció nadie con posibilidades reales de sucederlo en la presidencia; pero Karpov luce, hasta el momento, como el gran favorito.

Ilyumzhinov tiene varios argumentos en su contra y muchos millones de dólares a su favor. Este hombre dice haber invertido enormes cifras de su amplísimo patrimonio en promocionar el deporte; aunque desde las oficinas de la campaña de Karpov, en Nueva York, le recordaron algunos de sus fallidos proyectos: la gestión comercial de la FIDE, el crecimiento global del juego, el Grand Prix de ajedrez rápido y la llamada “Ciudad del ajedrez”, en Dubai.
Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: