Anuncios

Un Contador de cuentos

¿Se unirá el rostro de Contador a estos "ilustres" del ciclismo?

¿Se unirá el rostro de Contador a estos "ilustres" del ciclismo?

Erase una vez un famoso ciclista que lo había ganado todo en su deporte. En su habitación no quedaba mucho espacio para acoger los trofeos de las más famosas carreras, como el Tour de Francia, un Giro de Italia y una Vuelta a España. La felicidad lo embargaba cada día y era aclamado por la prensa y los fanáticos; sin embargo, una tarde se supo en Madrid que algo raro pasaba con él.

Ese “algo” eran los restos de clembuterol, una sustancia prohibida que habían detectado ciertos doctores, durante su última incursión en el Tour de Francia. A la estrella la llamaban Contador y, sin perder ni un minuto, él y su enorme equipo de ayudantes respondieron a las acusaciones. Dijeron que era una infamia, que lo que probablemente habría sucedido fue que en la prueba salieron los restos de un bistec de res que había ingerido algún tiempo atrás en España. Esa carne estaba contaminada con el clembuterol que utilizan ciertos ganaderos, de forma ilegal en Europa, para aumentar el peso de sus vacas y así obtener mayores ingresos, agregó el ídolo.

En su ciudad quisieron creerle. No se veía nada bien en el historial del país que una de sus principales estrellas hubiera competido dopado. Además, el deporte español vivía un momento espectacular, con triunfos colectivos en el fútbol y en el baloncesto, además de los éxitos de Rafael Nadal en el tenis. No, definitivamente no podía ser, decían los pobladores y ciertos medios de comunicación los secundaban; aunque otros, en la misma urbe, movían la cabeza en señal de ¿preocupación? ¿descreimiento? ¿consideración hacia el triple monarca del Tour?
Sigue leyendo

Anuncios

El suicidio del ciclismo

El dopaje en el ciclismo ha minado la credibilidad de este deporte

El dopaje en el ciclismo ha minado la credibilidad de este deporte

El escándalo del dopaje ronda al ciclismo una vez más y en esta ocasión la indignación llegó a un nivel tan alto que algunas voces pidieron como castigo su salida del programa de las citas estivales; pero el Presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Jacques Rogge, salió en defensa de un deporte que continúa suscitando polémicas y en el que ya casi nadie cree.

La causa del más reciente descrédito del ciclismo tiene un nombre: CERA. Esta sustancia, hasta hace poco tiempo desconocida, fue encontrada en la muestras almacenadas durante el Tour de Francia 2008—el evento más publicitado del mundo de las bielas y los pedales—de los italianos Riccardo Ricco, Leonardo Piepoli, el alemán Stefan Schumacher y la última “víctima” resultó el austriaco Bernhard Kohl.

Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: