Los Florida Marlins a la deriva

El boricua Rodríguez renunció en un mal momento para los Florida Marlins Quizás no haya una peor franquicia en las Grandes Ligas norteamericanas que los Florida Marlins. Este ha sido mi equipo desde que comencé a seguir las Mayores, en un cada vez más lejano 1995. Todavía recuerdo cómo escuché, en un pequeño radio, el espectacular triunfo sobre Cleveland, en 1997 y ya con un poco más de avance tecnológico, disfruté de la blanqueada de Josh Beckett, ante los Yankees, en 2003. Por tanto, cada obstáculo en el camino de los Peces me molesta y realmente han sido muchos en esta larga historia de compras, ventas, pésimos cambios y directivos que incluso han estafado al Estado. Los malos pasos de los Marlins, como organización, parecen no terminar y justo cuando parecía que en 2011 ese equipo podría al menos luchar por el wild-card en la Liga Nacional (pues el título de división pertenecía a los Phillies, antes de que se lanzara la primera pelota, en abril), pues ha ocurrido un derrumbe tan doloroso que del segundo lugar, con un prometedor récord de 30 y 20, los Marlins aparecen ahora en la última plaza del Este, después de su peor mes de junio en la historia de casi dos décadas de la franquicia.

¿Qué ha pasado? La lista de las desgracias es muy larga y comienza por el pobre desempeño que ha tenido todo el año el campocorto Hanley Ramírez, el supuesto rostro de la franquicia; luego la lesión del estelar Josh Johnson (cuando no está lesionado es brillante, pero ocurre que se pasa la mayor parte del tiempo en la lista de incapacitados para jugar); además, desde la colisión de Cousin con Posey, parece que cayó una maldición sobre el equipo. Olvidaron cómo batear, los relevistas han dejado escapar ventajas y ningún cambio ha dado resultado.

Primero vino el despido del entrenador de bateo; pero como era de esperarse, Eduardo Pérez no puede hacer milagros y, repentinamente, Edwin Rodríguez, el primer puertorriqueño en dirigir a una selección en las Mayores pues…renunció. El balance de 1-18 en junio, con dos largas cadenas de derrotas de 8 y 10 partidos es más que preocupante; pero no creo que abandonar el puesto de director sea la mejor solución, ni tampoco me parece que será “en interés del equipo”. Quizás hubo muchas presiones sobre Rodríguez quien asumió el cargo de forma sorpresiva el año pasado cuando, en un gravísimo error, la directiva decidió que Fredi González no había cumplido su papel…tal vez porque tuvo el valor de llevar al banco a Hanley Ramírez, un pelotero que cada vez me gusta menos.

Todo lo que ha sucedido con los Marlins es muy lamentable. En 2012 deberá abrir sus puertas el tan ansiado estadio propio y así desaparecerá el alquiler que temporada tras temporada paga la organización a los Miami Dolphins; pero el hecho de acercar la instalación al centro de la ciudad no traerá como resultado inmediato que las ahora desiertas gradas del….perdonen, no sé el nombre exacto actual (desde Joe Robbie, ProPlayer, Land Shark, Dolphin) se llenen de fanáticos deseosos por ver el béisbol de Grandes Ligas. Al menos no con la pésima imagen que ha dejado la organización en 2011.

(Tal vez fui demasiado duro con los Marlins, con lo de “peor organización” de la MLB, porque es difícil discutirle ese puesto a los Piratas de Pittsburgh, así que mejor lo dejamos como “peor directiva”)

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: