Anuncios

Jaques simultáneos en la India

Todas las miradas estaban centradas en el campeón Viswanathan Anand. Diez años atrás su triunfo sobre Alexei Shirov, en la final del Mundial de Teherán, lo elevó a la categoría de ídolo deportivo en la India y ahora estaba a punto de unirse a otro momento histórico del ajedrez. Los 20 483 jugadores reunidos en una plaza de la Universidad de Gujarat esperaban la señal del monarca y cuando este finalmente sonó la campana, entonces comenzó la mayor simultánea de todos los tiempos.

En 2010 se rompieron varios récords del ajedrez: Hou Yifan, de solo 16 años, se convirtió en la reina más joven de la historia; además, el israelí Alik Gershon mostró una enorme resistencia al enfrentar de forma simultánea a 523 jugadores, durante más de 10 horas y en la última semana del año, los indios decidieron que era el momento oportuno para imponer una nueva marca.
Sigue leyendo

Anuncios

Carlsen, el chico malo del ajedrez

Si Magnus Carlsen aspiraba a recibir una mayor atención mediática y parecerse cada vez más a su entrenador, Garry Kasparov, pues realmente sus esfuerzos han sido exitosos. Es el mejor jugador del mundo, el más patrocinado y ahora también uno de los más polémicos, después que dio a conocer su sorpresivo anuncio en el que aseguró no estar interesado en el sistema de competencia mediante el cual saldrá el retador del campeón Viswanathan Anand.

Cualquier parecido con el camino seguido por su entrenador, Kasparov, podría no ser una mera coincidencia. En 1993 el llamado “Ogro de Bakú” no estuvo de acuerdo con las reglas establecidas por la Federación internacional (FIDE, por sus siglas en francés) para el match por la corona universal y su decisión de formar una organización paralela provocó un cisma que dañó profundamente la credibilidad del juego. Al apartarse del ciclo de candidatos, Carlsen envía un claro mensaje de rechazo a los directivos y políticas de la FIDE.
Sigue leyendo

La partida del campeón Vassily Smislov

Tuvo un dolor repentino en el pecho y lo llevaron de urgencia para el hospital; pero el corazón de Vassily Smislov, el séptimo campeón mundial de ajedrez, no resistió más. Así el reloj de la partida que fue su vida se detuvo a los 89 años, en los que el maestro obtuvo importantes triunfos sobre los tableros que lo colocaron entre los líderes de la escuela soviética en el juego ciencia.

Smislov pudiera incluirse en la ya larga lista de jóvenes prodigios, pues en 1938, con solo 17 años, obtuvo el título de campeón de Moscú, un premio sin dudas importante porque varios de los principales jugadores del mundo residían allí. Luego, a los 19, fue tercero en un evento aún más fuerte: el campeonato nacional de la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

Entonces llegó la Segunda Guerra Mundial que paralizó toda la actividad ajedrecística en el planeta. La repentina muerte de Alexander Alekhine, ocurrida en 1946, dejó al mundo sin un monarca y después de concluido el conflicto bélico, la Federación internacional convocó a varios de los mejores ajedrecistas para que disputaran un torneo del que saldría el nuevo titular. Smislov estuvo entre esos invitados.

El genial Mijaíl Botvinnik ganó aquel evento y Smislov terminó en la segunda posición. Estos dos hombres volverían a enfrentarse, en 1954, en un match por la corona, celebrado en Moscú. El duelo fue muy tenso y concluyó igualado a 12 puntos, por lo que Botvinnik retuvo el título; sin embargo, la historia fue diferente en 1957 cuando Smislov, en un match revancha, venció al genio por 12,5 a 9,5 y se convirtió en el séptimo campeón del mundo.
Sigue leyendo

Topalov, por primera vez rey en Linares

Después del aplastante revés sufrido por el búlgaro Veselin Topalov en la penúltima ronda del súper torneo Ciudad de Linares, confieso que nunca creí que menos de 24 horas más tarde, el número dos del mundo, al menos por el coeficiente ELO, sería capaz de dejar atrás su revés ante Grischuk; pero el tablero mostró una realidad completamente diferente: Topalov venció a Boris Gelfand en una extensa partida de 62 jugadas y esto se combinó con las tablas del ruso Grischuk frente al jugador más débil del evento, el español Francisco Vallejo, por lo que el búlgaro ganó, por primera vez en sus 11 presencias en Linares, este prestigioso torneo.

En total, Topalov triunfó en 4 partidas, entabló cinco y solo cedió en una ocasión. Detrás, a solo media unidad, quedó Grischuk; mientras Gelfand y especialmente Vugar Gashimov no lucieron bien. Un párrafo aparte merece el español Vallejo. Un año atrás, no fueron pocos los que criticaron la invitación al cubano Leinier Domínguez. Pues bien, Leinier no pudo ganar ni una partida y entabló en ocho oportunidades y ahora Vallejo hizo lo mismo.

De seguro el campeón mundial, el indio Viswanathan Anand—quien a todas luces no se empleó a fondo en el Wijk aan Zee—observó con detenimiento las partidas que jugó su rival en Linares. El match por la corona mundial promete y mucho.

Vea el sitio oficial del torneo Linares
Descargue las partidas aquí

Kasparov volvió a ganar el duelo de las K

Dos reyes del ajedrez...solo uno, el de la izquierda, sonrió al final

Dos reyes del ajedrez...solo uno, el de la izquierda, sonrió al final

Los que esperábamos una revancha, con interesantes partidas y lucha hasta el final, quizás quedamos desilusionados: en Valencia, Garry Kasparov, el llamado “Ogro de Bakú”, demostró que no ha perdido su nivel de juego y no tuvo problemas para derrotar fácilmente a Anatoly Karpov por nueve puntos a tres, en un match que recordó al primer enfrentamiento entre ambos, ocurrido en 1984.

Aunque los organizadores hicieron todo lo posible por mostrar un regreso a la rivalidad de antaño: las dos K más famosas del ajedrez se alojaron en hoteles distantes e incluso subieron a la sala por elevadores diferentes, en realidad sobre el tablero hubo un claro y amplio ganador: Garry Kasparov.
Sigue leyendo

La máquina que “podía pensar” estuvo en La Habana

El "Turco" y su ingenioso mecanismo

El "Turco" y su ingenioso mecanismo

Uno de los “inventos” más interesantes del siglo XVIII, el llamado “Turco”,  la “máquina que podía pensar” o el “autómata” como se le llamó indistintamente,  estuvo una vez en La Habana y aquí tampoco se pudo descubrir uno de los mayores fraudes de la historia del ajedrez: creer que una máquina tenía la capacidad de derrotar a un ser humano en una partida de ajedrez…

En 1769, en la corte de la emperatriz María Teresa de Austria, se reunieron varios de los mejores inventores de ese tiempo, dispuestos todos a deslumbrar a una mujer famosa por su afición a las nuevas creaciones y también por el dinero que podía destinar a aquellos que ganaran su atención.

Después de presenciar algunas demostraciones, María Teresa dirigió su mirada hacia Wolfgan von Kempelen, uno de sus protegidos,  y le preguntó por sus impresiones. Este hombre, sin pensarlo dos veces, ponderó en alguna medida los inventos, pero aclaró que él podía superarlos sin ninguna dificultad. Intrigada, la emperatriz le concedió seis meses para presentar “algo” que sobrepasara, en ingenio, a lo que ella había presenciado hasta ese momento.
Sigue leyendo

Capablanca, rey coronado en La Habana

Capablanca vs. Lasker en La Habana

Capablanca vs. Lasker en La Habana

En 1920 una carta conmovió al mundo del ajedrez. No era una carta cualquiera y de seguro nunca antes se había escrito nada parecido. “Usted ha ganado este título, no por la formalidad de un desafío, sino por su brillante maestría”,  a través de estas palabras el entonces campeón mundial de ajedrez, el alemán Enmanuel Lasker, renunciaba a su título y lo cedía a su más genial continuador, el cubano José Raúl Capablanca.

La histórica misiva, escrita en español, fue motivada por el nuevo reto de Capablanca a Lasker quien no se sentía en condiciones de enfrentar al cubano. Ante esta situación, optó por enviar la carta; pero Capablanca no aceptó el ofrecimiento,  pues quería ganar la corona mundial sobre el tablero de juego.
Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: