Tigres sobreviven un día más y Cienfuegos entra en la historia

Ciego de Ávila sobrevivió un día más frente a Villa Clara

Ciego de Ávila sobrevivió un día más frente a Villa Clara

Parecía que después de tres apabullantes derrotas consecutivas ya había terminado la 50 Serie Nacional de béisbol para el equipo de Ciego de Ávila; sin embargo, los llamados “Tigres” aprovecharon la pobre actuación de los lanzadores de Villa Clara y contra todos los pronósticos extendieron el play off al sexto juego.

¿Qué sucedió con los villaclareños en un juego que debían ganar, ante su público, en el estadio “Sandino”? Hubo de todo un poco, en primer lugar un exceso de confianza. Creo que los “naranjas” pensaron que sus rivales estaban derrotados y que el partido sería de puro trámite. Desde el mismo primer inning los avileños mostraron un poder ofensivo que les faltó en los cuatro desafíos previos. Además, el director Eduardo Martín Saura no movió de la mejor manera su pitcheo, es decir, no perdió tiempo para extraer del montículo al nuevamente errático abridor Luis Borroto; sin embargo, dejó que sus relevistas, especialmente Yosvany Pérez, recibieran un gran castigo.

Por otra parte, la ofensiva villaclareña hizo muy poco para incomodar al lanzador avileño Yander Guevara. Ahora la situación realmente luce complicada para Villa Clara. Los actuales subcampeones tienen ventaja en la serie (3 a 2); pero el play off se traslada a la sede de Ciego, el estadio “Cepero” y allí los Tigres son más difíciles de derrotar. Veremos qué pasa…

GALLOS DE SANCTI SPÍRITUS: LA HISTORIA SIN FIN
Durante más de una década el equipo de Sancti Spíritus ha sido considerado uno de los más completos de la pelota cubana; pero al igual que Ciego de Ávila a los “Gallos” les falta sacar el extra para ganar en los play off. Me parece inconcebible que la poderosa ofensiva (liderada por el trío Yuliesky Gourriel, Frederich Cepeda y Eriel Sánchez) solo haya tenido un viaje a la final de la Serie Nacional, en 2002.

Año tras año los fanáticos espirituanos esperan que “esa” sea la temporada de su equipo y realmente la decepción los ha golpeado en múltiples ocasiones. En 2011 Sancti Spíritus tuvo una actuación muy inestable y los dirigidos por el “hermético” Lourdes Gourriel concluyeron en la cuarta posición de la zona occidental; sin embargo, eran los favoritos para vencer a Pinar del Río.
El quinto juego del play off contra los pinareños mostró una imagen que ha acompañado habitualmente a los espirituanos: estuvieron delante en el marcador, incluso con una cómoda ventaja de 5 carreras a 1. Estaban en su estadio, el “José Antonio Huelga” y uno de sus mejores lanzadores, Ángel Peña, mantenía controlados a los bateadores pinareños; pero cometió dos errores frente a William Saavedra y este disparó dos cuadrangulares que fueron fundamentales para la espectacular victoria de Pinar del Río 6 a 5. Aquí se escapó otra posibilidad para Sancti Spíritus, porque no creo que en el “Capitán San Luis” los Gallos puedan triunfar en dos partidos consecutivos.

 

Osvaldo Arias fue un jugador muy importante en el último triunfo cienfueguero

Osvaldo Arias fue un jugador muy importante en el último triunfo cienfueguero

ELEFANTES DE CIENFUEGOS, UNA VICTORIA ESPERADA
No me parece una casualidad que el mejor equipo del campeonato, los Elefantes de Cienfuegos, fuera el primero en asegurar su puesto en la final de la zona occidental. En un inicio pensé que el potente staff de lanzadores de La Habana podría detener a los bateadores cienfuegueros; sin embargo, el terreno demostró lo contrario y los Elefantes solo necesitaron 5 partidos para dejar en el camino a los habaneros; aunque no fue un play off fácil.

Dos partidos tuvieron que decidirse en extra-innings y en ambos sobresalió el excelente trabajo del mejor relevista cubano del momento, Duniel Ibarra, el hombre que implantó un récord de juegos salvados para una temporada (27). Los habaneros no pudieron marcarle ni una carrera al cerrador, en 12 entradas de actuación. La gran sensación ofensiva del campeonato, José Dariel “Pito” Abreu, otra vez fue el más destacado, con sus dos jonrones y un promedio superior a 400.
No importa cuál sea el rival en la final de occidente, los Elefantes de Cienfuegos sin dudas son los favoritos para llegar a su primera discusión de un título en la Serie Nacional.

La maldición de los Tigres en Cuba

El abridor Misael Siverio estuvo en una noche espectacular

El abridor Misael Siverio estuvo en una noche espectacular

Pensé que la “maldición de los Tigres de Ciego de Ávila” había terminado, después de su espectacular éxito inicial ante Villa Clara en el play off de la 50 Serie Nacional. Pero escribo con placer que realmente yo estaba equivocado. La “maldición” indica que, año tras año, los avileños ganarán más que nadie, terminarán en las primeras posiciones colectivas en el bateo, la defensa y también en el pitcheo; sin embargo, en la postemporada, como por arte de magia, emergerá un “nuevo equipo”, incapaz de derrotar a su némesis: Villa Clara.

Los avileños supieron venir de atrás y ganaron el partido inicial por 5 a 3; luego estuvieron delante 2 carreras a 0, al día siguiente y en ese momento recordaron quiénes eran y terminó el bateo oportuno y también el pitcheo eficaz. Todo esto fue aprovechado por un muy habilidoso equipo villaclareño, que no se parece al del año anterior, sobre todo por el pobre bateo; pero la “garra naranja” persiste.

En el tercer juego de la serie, el director avileño Roger Machado envió a su mejor lanzador, el veloz Vladimir García; sin embargo, una vez más, ante los villaclareños, García intentó cruzar con una recta que esta vez ni siquiera se acercó a las 95 millas y los bateadores centrales aprovecharon todas las oportunidades para darle a su abridor, el zurdo Misael Siverio—brillante durante ocho innings— una ventaja que resultó decisiva. En el final el director Eduardo Martín Saura demoró en sacar a Siverio; pero el cerrador Diosdani Castillo vino con mucho control y preservó la victoria local, con tres espectaculares ponches de forma consecutiva.

Brillante cierre de Castillo

Brillante cierre de Castillo

El segundo triunfo de Villa Clara parece el comienzo del fin para Ciego de Ávila. En el estadio “Sandino”, los villaclareños son muy difíciles de derrotar y quizás la serie no regrese al “José Ramón Cepero”.

BATES SUELTOS EN GUANTÁNAMO
Antes de que se hiciera el primer lanzamiento muchos pronosticamos que el play off entre Guantánamo y Granma tendría al bateo como principal protagonista. En el primer desafío hubo varios cuadrangulares y un amplio marcador (9-6); después increíblemente dominó el pitcheo; sin embargo, los tan esperados batazos no demoraron más en aparecer y el tercer enfrentamiento tuvo un marcador espantoso: 15 a 12. Creo que este ha sido el peor de los juegos de la postemporada de la 50 Serie Nacional. Hubo un enorme número de pelotazos, múltiples cambios de lanzadores, pésima defensiva por ambos equipos y muchos jonrones, 8 en total, una cifra que iguala un récord para play offs en la pelota cubana.

El triunfo como visitante es muy significativo para Granma. Los “Alazanes” comenzaron con una derrota desmoralizante (Gran Slam en el noveno inning); pero sus bateadores “recordaron” que no por gusto impusieron una marca de cuadrangulares para una temporada, al llevar 147 pelotas más allá de las cercas.

Carlos Yanes, un raro ejemplo de longevidad en la pelota cubana

A sus 45 años el lanzador cubano Carlos Alberto Yanes Artiles acaba de cumplir el sueño que lo mantuvo, durante un año más, dentro de un terreno de béisbol: ganó su juego número 234 y empató con el zurdo Jorge Luis Valdés en el segundo puesto de la lista de máximos triunfadores en la historia de las Series Nacionales.

Sin dudas Yanes asombra a todos. La longevidad no es una característica común en la pelota nacional y ya no resulta extraño que los jugadores anuncien su retiro antes de llegar a los 35 años. En este panorama poco alentador, sobresale el caso de Yanes.

Nunca ha ganado un título, pues siempre ha defendido los colores de la Isla de la Juventud, una de las selecciones de menores resultados en la historia de las Series; en muy pocas ocasiones ha integrado un equipo nacional; sin embargo, nadie se atrevería a dejar fuera a Yanes de una hipotética lista de los 20 mejores lanzadores en las Series. Mientras otros tuvieron una gran velocidad y un físico impresionante, el pequeño lanzador de la Isla se valió de un elemento quizás más importante: su constancia.

Durante 27 temporadas consecutivas Yanes se ha subido a la lomita del estadio “Cristóbal Labra”. Su calidad está más que demostrada, porque con la Isla ha logrado ganar 234 partidos. Solo el enorme Pedro Luis Lazo está por delante de él y del “Tati” Valdés.

Los récords de Yanes podrían permanecer en los libros, tal vez para siempre, porque domina los más diversos departamentos: es primero en juegos lanzados e iniciados; también aparece en el primer sitio de las entradas lanzadas. Ningún otro pitcher ha concedido más bases por bolas que él; tampoco nadie ha perdido más, ni ha recibido tantos cuadrangulares como Yanes. Probablemente la 50 Serie sea su última; pero cualquier cosa podría esperarse de este “brazo de hierro”, sin dudas el hombre de mayor resistencia en la pelota cubana.

Al final, la vida sigue igual en la pelota cubana

Póster oficial de la 50 Serie Nacional de béisbol
Póster oficial de la 50 Serie Nacional de béisbol

Finalmente ya “sabemos” cómo se va a estructurar la 50 edición de la Serie Nacional y algunos de sus cambios: después de criticarla hasta el cansancio, resulta que ahora los partidos del campeonato que se extiendan a extrainnings, pues se decidirán por la polémica “regla IBAF”; además, los desafíos con diferencia de 15 carreras, en el quinto inning, concluirán con “súper KO” y para los que todavía están inconformes con “los cambios”, los encuentros que sobrepasen el quinto capítulo y los árbitros decidan que la oscuridad no permite la continuación, entonces terminarán en ese momento.

Al igual que el año anterior, solo habrá un partido nocturno; se mantendrá el control de los lanzamientos (aunque con ligeras variaciones) y los árbitros no podrán utilizar, bajo ningún concepto, las repeticiones televisivas, así que la “iniciativa” de la temporada anterior, de Luis César Valdés, en el estadio “Nelson Fernández”, queda “terminantemente prohibida”.

Muchos de los colegas que estuvieron presentes en el Congresillo técnico coincidieron en afirmar que el mayor debate (ojalá haya habido otros) estuvo centrado en la utilización de los peloteros en edad juvenil. Por lo que leí, la Comisión “analizará cada caso particular”. Quisiera creer que esto funcionará bien, pero, ¿cómo determinar cuál jugador juvenil puede incorporarse al equipo y cuál no? ¿Por las notas en la escuela?

Me pareció bien que se mantuviera la actual estructura, con play offs al mejor de siete desafíos en cada serie. Los problemas que tenemos en el béisbol cubano no son de estructura, así que por lo menos en la 50 Serie se mantendrán los 16 equipos y 90 desafíos; aunque es previsible que el año próximo, con la división de La Habana en dos provincias (Mayabeque y Artemisa) obligatoriamente tendrá que cambiar la forma de concebir el principal espectáculo deportivo en Cuba.

Otro detalle que me llamó la atención en estos días es la amplia presencia mediática de Víctor Mesa. Ayer lo vi en el Congresillo y estuvo antes en un segmento de la “Mesa Redonda” de la televisión nacional. Siempre admiré a Víctor por su calidad deportiva y recuerdo con especial cariño cuando me recibió, hace ya más de 15 años, en su casa de Santa Clara y todavía conservo la pelota que me autografió. No pudo ganar un campeonato con Villa Clara, pero le cambió el “rostro” al equipo y nunca tuvo miedo a decir lo que pensaba y eso merece un aplauso. Mientras otros prefieren guardar un silencio oportunista, el “loco” Mesa, avalado por su muy bien ganado prestigio, dice las cosas que piensa. Puede estar equivocado, pero creo que es mejor equivocarse de esa manera a esperar que las soluciones caigan del “techo”.

Lea otras noticias sobre el comienzo de la 50 Serie Nacional de béisbol:
La Serie 50 ya está en la esquina
Serie de Oro, con novedades

Incongruencias beisboleras en Cuba

Los tres hermanos Gourriel no podrán alinear con Sancti Spíritus...

Los tres hermanos Gourriel no podrán alinear con Sancti Spíritus...

Acabo de observar el programa televisivo “Al duro y sin guante” y cada vez me surgen más interrogantes sobre varias de las decisiones que regirán la 50 Serie Nacional de béisbol en Cuba…Algunas son realmente importantes; otras, cuestión de detalles:

– Parece que evocar al pasado no está de moda…al menos en el béisbol. Quizás todo vestigio de “profesionalismo” es dañino o tal vez lo que queremos es incentivar la producción camaronera en Cienfuegos, para así recaudar divisas. Me explico: en el uniforme que llevará la selección de Cienfuegos en la Serie reaparece como logo en la manga derecha de la camisa…el camarón; pero resulta que durante varias campañas los aficionados de esa provincia central han elegido al Elefante como su mascota. Esta no fue una elección al azar, ya que recuerda a aquellos Elefantes de Cienfuegos (que en realidad no jugaban allí) de la Liga profesional cubana. Encima del banco donde se sentarán los peloteros cienfuegueros en el estadio “5 de Septiembre” pintaron un elefante; sin embargo, persiste el camarón. Tozudo animal….

– Durante muchísimos años los peloteros en edad juvenil pudieron intervenir en la Serie Nacional. Para algunos era “quemar etapas”; pero muchas de las estrellas que tuvo la pelota cubana comenzaron sus rutas y andares por los terrenos entre los 16 y 18 años. El ejemplo más famoso es el de Omar Linares; aunque la lista ha crecido con el tiempo. Entonces, de repente, aparece un nuevo reglamento en el que se plantea que lo “más importante es el estudio”…por tanto, NINGÚN pelotero en edad juvenil podrá intervenir en la 50 Serie Nacional. ¿Dónde van a perfeccionar su formación? ¿En las ESPA? ¿En los campeonatos juveniles? Creo que sería inteligente (¡lo ha sido a lo largo de la historia!) y muy útil para las provincias insertar a sus estrellas juveniles con los mayores. ¿Con límites de veces al bate? ¡Perfecto! ¿Con un riguroso control de lanzamientos en el caso de los pitchers? ¡Por supuesto! Cualquier variante sería válida…menos la de dejar fuera a los juveniles. Imagino que los Gourriel en Sancti Spíritus no estarán muy felices con la confirmación de esta noticia.

Cambios en el béisbol cubano…

Para que imágenes como esta se repitan...debemos mejorar algo más que un calendario

Para que imágenes como esta se repitan...debemos mejorar algo más que un calendario

Es hora de cambiar el béisbol cubano para que este cambio nos lleve a otro cambio que cambie cosas que no han sido cambiadas. Parece un trabalenguas difícil de repetir e imposible de comprender. En medio de tantas complicaciones en la vida diaria, la 50 edición de la Serie Nacional está próxima a comenzar, creo, pues todavía no he leído una fecha oficial y como realmente las actuaciones internacionales del equipo cubano—incluso en los eventos ganados—no han convencido, entonces “alguien-algo” comprendió que era imprescindible “cambiar”.

Por supuesto, ahora finalmente yo comprendo que la causa de los reveses era…la estructura del principal pasatiempo en Cuba. Por tanto, al seguir esta “lógica de pensamiento” las posibles respuestas para elevar el tan llevado y traído tema del “techo” de la pelota pasar por… “modificar la estructura de la Serie”.

En estos días abundan las propuestas: dos divisiones, menos partidos y una larga lista de etcéteras; pero no aparece ninguna estrategia para incentivar la práctica en las categorías inferiores; tampoco para mejorar el espectáculo o modificar las complejas condiciones en las que se encuentran los estadios en las provincias, ni siquiera  planes para impedir que las nóminas de casi todos los equipos vuelvan a mostrar nombres muy diferentes a los que jugaron en la temporada pasada.

Entonces, solo continúo haciéndome preguntas, porque como en el panorama actual “entendemos” que organizar la Serie Nacional, el evento más importante, el que nos entretiene cada noche es un asunto de economía, pues soy incapaz de manejar términos como “costo” y “rendimiento”. Sencillamente prefiero pensar en cuánto más podemos perder los que admiramos la pelota cubana si no analizamos los problemas de fondo y seguimos aferrados, como tantas veces nos ha sucedido antes, a culpar a los calendarios.

Vea este comentario

A %d blogueros les gusta esto: