Anuncios

Un brindis por Alfonso Urquiola

Urquiola ha logrado el "milagro" de llevar a Pinar del Río a otra final nacional

Urquiola ha logrado el "milagro" de llevar a Pinar del Río a otra final nacional

Estoy seguro de que los miles de seguidores de Pinar del Río comparten una alegría común: su selección, una de las más triunfadoras del béisbol cubano, regresa a la final de la Serie Nacional.

Creo que antes de que se lanzara la primera bola en la edición nombrada “Serie de Oro” ni siquiera los más empedernidos fanáticos pinareños esperaban que su equipo clasificara a los play off. Tenían razones suficientes para desconfiar: el año anterior quedaron fuera de la postemporada; además, no pocas de sus estrellas más importantes de los últimos cinco años decidieron continuar sus carreras lejos de Cuba (desde Alexei Ramírez, hasta Yuniesky Maya, Jorge Padrón y Rafael Valdés).

Realmente la situación era poco esperanzadora en Pinar del Río. Después de la experiencia con Luis Giraldo Casanova, el “Señor Pelotero”, como director, regresaba a la conducción del equipo uno de los mentores más inteligentes del béisbol cubano: Alfonso Urquiola.
Durante 19 años este hombre defendió, con excelentes resultados, la segunda base. Integró en múltiples ocasiones la selección nacional cubana y en 1998 obtuvo su primer gran triunfo al mando de Pinar del Río: ganó la XXXVII Serie, al vencer en el play off final a Santiago de Cuba, en cinco partidos.

Luego Urquiola dirigió a Cuba, en el Mundial de 1998 y los Panamericanos de 1999; sin embargo, no confiaron en él para la Olimpiada de Sídney, en 2000. Allí la Comisión trajo de regreso a Serbio Tulio Borges, un exitoso manager en los setenta y ochenta; pero que llevaba más de una década sin dirigir en Cuba. El resultado ya lo conocemos: una pésima actuación del equipo, quizás la peor de todos los tiempos. Algún tiempo más tarde, Urquiola intentó, sin éxito, clasificar a Matanzas; pero no se le puede pedir peras al olmo.
Sigue leyendo

Anuncios

Brazos desechables en el béisbol cubano

Hinojosa...ojalá su brazo haya resistido la sobreutilización

Hinojosa...ojalá su brazo haya resistido la sobreutilización

La lista de jóvenes y prometedores lanzadores cubanos que vieron interrumpida su carrera por serias lesiones en el brazo, ocasionadas por la constante utilización, tristemente es muy larga. Ante este problema, los directivos establecieron una reglamentación que solo se aplica en dos lugares en el mundo: en el Clásico y en la Serie Nacional de Cuba. El contenido es simple: los pitchers solo podrán acumular un determinado número de envíos, en cada desafío, y a partir de esa cifra, entonces se establece el descanso obligatorio del jugador.

En el béisbol contemporáneo en realidad casi todas las organizaciones se rigen por un sistema similar; pero no porque lo haya establecido la Oficina del Comisionado de las Mayores, sino porque los directores entienden que su staff se divide en abridores, relevistas intermedios y cerradores. No importa en qué fase se encuentre la campaña.

Lo que ha sucedido en los play offs de la 50 Serie Nacional es muy preocupante. La Comisión estableció que el pitcheo, por primera vez en el campeonato, quedaría libre, es decir, que los directores podrían emplear a sus lanzadores en dependencia de las necesidades del equipo. ¿Consecuencias? Los managers se han regido por un único objetivo: ganar a toda costa, incluso cuando eso implique una lesión.

Un rápido ejemplo: en el play off entre Guantánamo y Granma, que se extendió a siete partidos, la mayoría de ellos cerrados, aunque con pobre nivel técnico, el director guantanamero Agustín Lescaille colocó en el montículo en ¡4! ocasiones a Dalier Hinojosa, su principal estrella. Esta sobreutilización rozó el ridículo cuando después de recibir el decisivo cuadrangular de Alfredo Despaigne, en el sexto encuentro, Hinojosa fue el encargado de abrir el último desafío. ¿Resultado? Su brazo no soportó y explotó ruidosamente en el mismo primer inning. Así terminaron las esperanzas de Guantánamo. Ojalá Hinojosa haya salido ileso de la “aventura”. [Granma 10-2 Guantánamo]

UNA VEZ MÁS…VILLA CLARA SE CREE CAMPEÓN ANTES DE TIEMPO
Con el play off 3 juegos a 1, a su favor, no pocos pensábamos que solo sería cuestión de tiempo para que Villa Clara dejara en el camino, una vez más, a Ciego de Ávila.

Pero reapareció la excesiva confianza de los jugadores villaclareños, esa que les costó el campeonato el año anterior, ante Industriales, y los Tigres avileños igualaron la serie a 3 partidos y creo que ahora son los favoritos para el séptimo encuentro. Los “naranjas” perdieron la iniciativa y su principal arma, el pitcheo, ha fallado en los momentos complicados.  [Ciego de Ávila 7-3 Villa Clara]

SANCTI SPÍRITUS…EL MISMO FINAL DE UNA PELÍCULA MUY CONOCIDA

Cepeda fue el único que realmente rindió por Sancti Spíritus

Cepeda fue el único que realmente rindió por Sancti Spíritus

En el estadio “Capitán San Luis”, de Pinar del Río, se vivió una historia conocida, aunque que de seguro ha dejado a muchos sin dormir en Sancti Spíritus: los Gallos quedaron eliminados en cuartos de final frente a una muy inspirada selección pinareña.

No importa quién esté en el banquillo. Ni Lourdes Gourriel ni Juan Castro han logrado que los excelentes bateadores espirituanos produzcan “a la hora buena” y esos fallos se extienden ya por una década. Lástima por Frederich Cepeda, tal vez el único pelotero de ese equipo que se mantuvo bien durante todo el campeonato. Una vez más—imagino que a nadie le asombre—Yuliesky Gourriel decepciona con su falta de oportunidad y sus constantes quejas por los conteos arbitrales.    [Pinar del Río 2-1 Sancti Spíritus]

Tal vez muy pocos pronosticaron, cinco meses atrás, que Cienfuegos y Pinar del Río discutirían el título de la zona occidental. ¿Un favorito? Creo que solo los más empedernidos fanáticos pinareños seleccionarían a su equipo; pero, a fin de cuentas, soñar no cuesta nada y la inspiración no es poca cosa en un play off.

Empates y no pocas polémicas en el béisbol cubano

No recuerdo un play off del béisbol cubano en el que las cuatro series terminaran su primera ronda con un empate a un triunfo por cada equipo. Cualquier persona que analice estos resultados podría pensar que estamos en presencia de un evento muy reñido, luchado; sin embargo, de los 8 partidos celebrados hasta el momento, solo tres me han parecido realmente peleados, aunque no necesariamente bien jugados.

Estas son algunas de mis impresiones después de un fin de semana, con poco tiempo de descanso:

Árbitros fuera de foco: Ya este tema es muy habitual, sobre todo en la postemporada. Las decisiones arbitrales no han decidido un partido; pero sí han influido en los resultados, especialmente en el duelo inicial entre La Habana y Cienfuegos. También el árbitro principal del partido Pinar vs. Sancti Spíritus estuvo fatal en el conteo de bolas y strikes (lo que no justifica los improperios que le dirigió Yuliesky Gourriel, después de tomarse un ponche, con dos corredores en circulación y su equipo debajo por cuatro carreras.)

Prepotencia en el terreno: Durante mucho tiempo fue uno de mis jugadores favoritos en el equipo que he seguido toda mi vida; pero la autosuficiencia-prepotencia del receptor Ariel Pestano ha ido muy lejos. Su defensa continúa siendo impecable y su bateo, aunque ha disminuido, todavía inspira respeto en los rivales; sin embargo, como persona, Pestano me despierta muchas dudas. Su tonta discusión, en el octavo inning, con el relevista Yolexis Ulacia, sacó de concentración al “Matasiete” y poco después llegó el cuadrangular de Yoelvis Fiss que empató el partido (Ciego de Ávila vs. Villa Clara). Con tantos años detrás del home, ¿qué sentido tiene ponerse a discutir con un lanzador, en un momento de tanta tensión? Yo lo defino con una expresión: prepotencia.

Directores a la espera…de una lesión, supongo: Realmente no entiendo a Roger Machado, el director de Ciego de Ávila. Después de ganar un increíble primer partido, quizás lo más lógico hubiera sido darle la pelota en el segundo desafío a su estrella Vladimir García. De acuerdo, no ha estado en su mejor campeonato; pero tampoco Maikel Folch. Machado tendrá que colocar a Vladimir ante la afición villaclareña y todos sabemos que en el estadio “Sandino” el veloz lanzador avileño no ha tenido los mejores resultados.

2) ¿Por qué razón, motivo, causa Iday Abreu mantuvo en el montículo a su cerrador Duniel Ibarra durante ¡7 entradas! en el primer partido ante La Habana? Este es un lanzador acostumbrado a trabajar, cuando más, dos capítulos. Así no hay brazo que resista. Los ejemplos sobran. En el otro banco también hubo una pésima utilización del pitcheo: Esteban Lombillo dejó a Jonder Martínez durante la misma cantidad de entradas que Ibarra y era muy evidente que el veterano lanzador, a partir del inning 13, estaba agotado.

Fuera de juego y de horario: ¿Cómo es posible que se organicen partidos de play offs en los mismos horarios? Un ejemplo: inexplicablemente el domingo los dos desafíos (Pinar vs. Sancti Spiritus y La Habana vs. Cienfuegos) comenzaron a la misma hora (2:00 pm). Ambos tuvieron transmisión televisiva, pero no creo que el cambio constante de canales funcione mucho para los fanáticos cubanos. Si la Serie es el principal (¿el único?) espectáculo deportivo efectuado en Cuba, ¿por qué no colocar partidos en horarios diferentes, para que todos pudieran verlos?

Vea además: Resultados de todos los play offs en Béisbol Cubano

Un Gran Slam decide play off cubano

Vismay Santos decidió con un Gran Slam en el noveno inningEEl equipo de Granma estuvo a dos outs de tomar la delantera en el play off de la zona oriental ante Guantánamo; pero en ese momento, los “Indios” recurrieron a una de sus principales armas: con las bases llenas Vismay Santos aprovechó una noble recta del abridor Ciro Silvino Licea y su cuadrangular dejó en absoluto silencio a los miles de fanáticos que asistieron al estadio “Mártires de Barbados”.

La espectacular remontada, en terreno visitante, sin dudas, es valiosísima para los guantanameros, pues derrotaron al mejor lanzador de Granma, Licea. Creo que el último éxito de Guantánamo en un play off ocurrió en la 38 Serie (1998-99), en la semifinal, ante Santiago de Cuba. Luego vinieron años de múltiples fracasos que solo concluyeron el año pasado; sin embargo, cuando mejor estaban las cosas para los orientales, entonces sufrieron grandes cambios en su nómina (Yunior Colón y Kenen Bailly decidieron continuar sus carreras fuera de Cuba); pero el equipo que dirige Agustín Lescaille realmente se recuperó y creo que ahora son más favoritos para avanzar a la final de la Liga oriental.

Algunas horas después del jonrón de Santos, otro cuadrangular, este de Yoelvis Fiss, puso de pie a los fanáticos de Ciego de Ávila y fue fundamental en el triunfo de su equipo sobre Villa Clara 5 carreras por 3. Parecía que los villaclareños, liderados por el aceptable pitcheo de su estrella, Freddy Asiel Álvarez, y el bateo de Ariel Pestano saldrían delante en el play off; sin embargo, los “Tigres” contraatacaron y su éxito deja atrás una larga cadena de derrotas iniciales en postemporada ante Villa Clara.

Tal y como se esperaba, el bateo villaclareño poco pudo hacer ante un pitcheo avileño que no estuvo bien en el torneo (octavo puesto), pero no por gusto la ofensiva naranja concluyó en la penúltima posición. ¿Jugada decisiva? La tonta discusión entre el receptor Ariel Pestano—quien cada vez luce más prepotente en un terreno—y el relevista Yolexis Ulacia. El lanzador se fue del partido por el fuerte intercambio de palabras con Pestano. Después vinieron los batazos y quizás esa remontada avileña signifique mucho más que comenzar delante en el play off.

Vea además:
Box score, Guantánamo 9 – 6 Granma
Box score, Ciego de Ávila 5 – 3 Villa Clara

Un ómnibus y la insoportable oscuridad del estadio Latinoamericano

¿Cuándo el Latinoamericana volverá a verse así?

¿Cuándo el Latinoamericana volverá a verse así?

El ómnibus en el que me trasladaba pasó cerca del estadio Latinoamericano. La noche ya había caído sobre La Habana y cerca de mí dos personas “conversaban”, es decir, gritaban, sus impresiones sobre el último partido entre Industriales y Santiago de Cuba, los grandes rivales de la pelota cubana.

Cuando no me queda otra opción que subirme—o me suben, a empujones—en el transporte público habanero no suelo interesarme por las conversaciones, muchas veces triviales, que se entablan a mi alrededor. Prefiero “desconectarme”, música mediante; pero esa noche quedaba poca batería en el reproductor y, sobre todo, quise escuchar de qué hablaban mis “vecinos”, porque me duele constatar que cada vez se habla menos de pelota en Cuba. Ya ni siquiera se grita y las peñas deportivas no se llenan como antes. ¿Será que los que discutían ahora están trabajando…como cuentapropistas o con el Estado?

La visita de Santiago de Cuba al Latinoamericano siempre despierta encendidas pasiones en una ciudad en la que no se sabe con certeza cuántos santiagueros la convirtieron en su casa oficial—a veces sin papeles—; sin embargo, esa noche el Latinoamericano estaba completamente a oscuras. Así se ha mantenido durante más de un año. La instalación más emblemática del béisbol en Cuba no tiene luces. Su viejo sistema quedó dañado por el paso del tiempo y durante más de un año Industriales ha tenido que efectuar todos sus partidos en la tarde. En los primeros días de 2011 observé un brevísimo reportaje por la televisión en el que se mostraban las grúas y se aseguraba que ya habían aparecido los recursos para renovar el sistema eléctrico del Gran Stadium del Cerro. El tiempo ha continuado su curso y la oscuridad esconde al principal estadio de Cuba.

El ómnibus siguió su marcha y mis “vecinos” no terminaban por llegar a un acuerdo sobre varios de los problemas fundamentales de la cubanosofía beisbolera, ¿Industriales o Santiago? ¿Paret o Germán Mesa? ¿Víctor Mesa o Javier Méndez? Y allí estaban ellos. Absortos en sus gritos, a veces ofrecían argumentos más sólidos; otras recurrían al más burdo fanatismo; pero al menos nos entretenían y a ratos, internamente, no pocos tomábamos parte por uno de los dos bandos. Atrás, envuelto en una triste oscuridad, quedó el estadio Latinoamericano.

Dicen que están trabajando sobre él y quizás para la postemporada—si Industriales lograra incluirse en ella—entonces, solo entonces, volvería a iluminarse la noche del Cerro. Tengo mis dudas; aunque me gustaría creer que será posible presenciar un partido, después de un día de trabajo, en las gradas que han extrañado la presencia de un público que, por causa del horario diurno, no tiene la posibilidad de asistir al estadio y soñar con títulos y olvidarse, por nueve innings, de las complicaciones e incertidumbres de la vida diaria.

Vea además:
La historia del béisbol contada por los estadios

Hecho insólito en la pelota cubana

Imaginen este estadio cubierto de niebla, en la noche

Imaginen este estadio cubierto de niebla, en la noche

El béisbol tiene la capacidad de sorprenderte. No importa cuántos partidos uno haya observado a lo largo de su vida, siempre queda la sensación de que nadie ha logrado verlo todo. Por ejemplo, en estos tiempos de lluvias constantes en Cuba, las suspensiones por terrenos de pelota pobremente preparados para resistir aguaceros de solo 10 minutos han sido constantes. Nada de qué asombrarse; pero… ¿un partido suspendido por niebla? Eso sí que fue algo completamente nuevo para mí y acaba de ocurrir en el juego entre Villa Clara y Cienfuegos, en el estadio “5 de septiembre”.

El desafío marchaba igualado a cuatro carreras, en el noveno capítulo. La televisión cubana transmitía en vivo y una nube blanca (la niebla ¡por supuesto!) no dejaba ver la pelota. La lógica decisión de los árbitros fue detener el partido…y declararlo sellado, hasta nuevo aviso, es decir, hasta mañana.

Quizás este juego clasifique como el segundo más raro que he visto, solo comparado con aquel, en el “Cándido González”, de Camagüey, cuando el director Víctor Mesa discutió con tanta vehemencia frente a los árbitros que estos declararon el desafío como “forfeit”, contra Villa Clara.

CINCO HOMBRES LLEGAN A 200 JONRONES… EN MENOS DE DOS SEMANAS
Otro hecho curioso fue el arribo de dos peloteros más al “club de los 200 jonrones” en las Series. La curiosidad aumenta, pues ambos son receptores: el pinareño Yosvani Peraza y el santiaguero Rolando Meriño.

El veterano cátcher oriental, sobre el que me parece se ha sido muy injusto a la hora de incluirlo en los equipos nacionales, también disparó su doble número 383 y pasó a liderar este departamento en las Series; no obstante, aunque este fue un día inolvidable para Meriño, quien ya anunció su retiro definitivo al final de la actual temporada, Santiago de Cuba perdió el partido ante Matanzas. Cosas de la pelota…

Casos y cosas de la pelota cubana

En apenas dos semanas de juego la 50 edición de la Serie Nacional de béisbol ha tenido no pocos elementos curiosos que a continuación les comento:

– Quizás lo más llamativo para mí haya sido la confiscación de un juego, efectuado el domingo 5 de diciembre, entre Granma y Camagüey. Los de la llamada “tierra del Tinajón” se fueron a dormir confiados en que habían ganado el partido, gracias al buen trabajo de su mejor abridor: Vicyohandri Odelín; sin embargo, al día siguiente supieron que…en realidad el desafío se anotaría en la lista de las derrotas, pues la dirección técnica camagüeyana utilizó a un lanzador que no estaba incluido en la nómina, nada menos que el zurdo Elier Sánchez. Por tanto, según los reglamentos, las estadísticas sí pasan a los libros, es decir, Odelín lanzó las nueve entradas; pero se le borra la victoria. Además, hubo sanciones para los directivos. Realmente no entiendo ni la regla (aprobada por todos, con la mano levantada, unánimemente), ni tampoco el grave olvido del entrenador de pitcheo, Teófilo Pérez.

Sin dudas esta decisión clasifica como una de las más raras que he visto. Me parece que solo la supera el tonto forfeit que recibió Villa Clara, algunos años atrás, cuando Víctor Mesa protestó airadamente antes del comienzo del juego…y los árbitros decretaron que los villaclareños habían perdido, sin ni siquiera lanzar una pelota.

– Otro detalle importante de la 50 Serie fue la cadena de partidos consecutivos sin cometer errores que eslabonó la segunda base de Ciego de Ávila, Mario Jorge Vega. Sin dudas 101 desafíos en línea es una cifra significativa. Lástima que haya terminado….

– El bateador más completo del béisbol cubano en la actualidad (por supuesto, según mi criterio), el granmense Alfredo Despaigne estará ausente de la alineación de su equipo durante casi dos semanas. No está lesionado…sino que forma parte de la delegación que interviene en el 17mo Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes que tiene lugar en Sudáfrica. El evento ciertamente es importante, pero no puedo comprender cómo es posible que el equipo granmense pierda a su cuarto bate, por tanto tiempo. Además, en ese período no entrenará. ¿En qué forma retornará el brillante pelotero de su estancia sudafricana?

– Y otra más sobre los bateadores…Frederich Cepeda se perdió gran parte de la preparación de Sancti Spíritus. Engordó, probablemente haya descansado, y prefirió guardar un ¿prudente? silencio sobre lo que realmente ocurrió con él, durante casi 10 días en los que toda Cuba se preguntó por el destino final del excapitán de la selección nacional. Pues bien, Cepeda, para mí junto a Despaigne los bateadores más completos del béisbol cubano en la actualidad, ha comenzado la 50 Serie de una forma impresionante y en los primeros 10 desafío promedia para 474, con 5 dobles, 3 cuadrangulares y 9 impulsadas.

A %d blogueros les gusta esto: