Goles en 3D

Repeticiones televisivas que pueden revertir decisiones arbitrales, modernos trajes que reducen la fricción con el agua, máscaras transparentes que muestran los rostros de los atletas a las cámaras. Estos son solo algunos de los usos de las nuevas tecnologías en el deporte; aunque en la larga lista se incluirá próximamente uno más: las transmisiones en 3D de 25 partidos de la Copa Mundial de fútbol Sudáfrica 2010.

Las imágenes en 3D han revolucionado la interacción de las personas con el cine. Cada vez resulta menos extraño observar a las personas en las modernas salas, con lentes especiales sobre sus ojos y que reaccionan de las más disímiles formas ante lo que están viendo. “Parece real” y esa similitud con la realidad ha tenido éxito.

Quizás el mejor ejemplo hasta el momento sea el de la más que promocionada película “Avatar”, de James Cameron que, aunque no obtuvo los premios Oscar esperados, sí recaudó los millones necesarios que permiten considerarla un hito económico en la historia del séptimo arte.

El experimento 3D ha sido tan exitoso que los fabricantes han apurado la salida al mercado de televisores dotados con la tecnología; pero el problema no está solo en el dispositivo—el cual es carísimo, como siempre sucede en los momentos iniciales y, por ejemplo, Sony ofrecerá los suyos a un precio superior a los mil 600 euros—sino también en los pocos contenidos disponibles.

Por tanto, era imprescindible diversificar las ofertas y, sin dudas, las competencias deportivas atraen a grandes audiencias. En el universo atlético ningún otro evento de una sola modalidad llama tanto la atención como la Copa Mundial de fútbol, así que el primer viaje del torneo a África parecía el momento ideal para ensayar, en mayor escala, las posibilidades de las transmisiones en 3D.
Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: