Anuncios

Dallas todavía sueña con un anillo en la NBA

nowitzkianota Una vez más tuvieron ventaja (74-65) con menos de la mitad del último cuarto por jugar; pero al igual que sucedió en el 2do juego de la NBA Finals, Dallas Mavericks vino de atrás y gracias a la sangre fría de sus dos veteranos, Dirk Nowitzki y Jason Terry, volvió a dejar atónitos a los jugadores del Miami Heat, con un triunfo por 86 a 83, ante un delirante público, vestido de azul, en el American Airlines Center.

El Heat parecía encaminado a tomar la delantera por 3 a 1 en la serie. LeBron James estuvo perdido en todo el desafío; sin embargo, el liderazgo de Dwayne Wade y Chris Bush lucía suficiente. En realidad, hizo falta el aporte del autodenominado “rey” James. Entonces comenzó la remontada de los Mavs que alcanzaron la delantera por 82 a 80. En ese momento vino un gran pase de cancha a cancha, Wade capturó el balón, avanzó hacia la canasta y recibió una falta. Llegó a la línea. Si encestaba los dos tiros libres, el partido se empataba. El primero entró con “susto”; pero para sorpresa de los fanáticos del Heat, Wade falló el segundo y luego solo fue cuestión de táctica y resolución de Nowitzki.

El alemán tampoco tuvo una noche feliz, porque solo logró seis de sus 19 disparos; sin embargo, sus últimos puntos (una canasta en la que burló la defensa de Udonis Haslem) fueron decisivos. Unos segundos más tarde, Wade aprovechó un desliz de los Mavs y acercó el marcador, 84 a 83; pero uno de los “sobrevivientes” de la final de 2006, Terry, aguantó la presión y encestó los dos tiros libres que dejaron la pizarra 86 a 83. Ya no se movería más, porque con seis segundos en el reloj, el Heat no supo organizar bien su ataque final y Wade perdió el balón.

Ahora, con la serie igualada a dos partidos para cada equipo, me parece que los Mavs retoman el favoritismo, porque jugarán el quinto desafío en casa. Una victoria los pondría cerca del primer anillo en la historia de la franquicia y de seguro llegarán muy motivados a ese encuentro. Saben que un revés significaría casi el fin, porque en su arena, el Heat es muy difícil de vencer.

Para Miami el cuarto juego dejó un sabor amargo. El equipo tenía el triunfo en la mano; pero no era la noche de LeBron (ninguna en la final lo ha sido) porque solo marcó 8 puntos y perdió cuatro balones. Otra de las armas del Heat durante toda la final, los disparos desde larga distancia, tampoco funcionó ya que apenas dos de los 14 disparos entraron en el aro. Así no es posible detener a los Mavs.

Vea además:
Box score del partido Dallas 86 – 83 Miami

Anuncios

2 comentarios

  1. No me quito de la mente que detras de la perdida o ganada de estos equipos hay un importante eslabon economico..los millones de dollars que estan en juego implica que un equipo pierda o gana en la mayor cantidad de juegos posibles..something smell fishy…hidden card,,,,este campeonato lo va a ganar el Heat sin dudas..pero..estos teatros no me convencen..menos el de Lebron…

  2. Saludos…Nunca he simpatizado con el autoproclamado “rey” LeBron, aunque por supuesto reconozco que es un gran jugador; pero en esta final ha dejado muy mala impresión. Para mí fue impresionante la manera en que se alejó de los tiros importantes, qué hacía Mike Miller intentado el tiro de tres que hubiera empatado el partido ? Dónde estuvo el “rey” antes de ese momento fatídico para el Heat en el 4to cuarto ? Vamos a ver cómo les va en el 5to partido, porque Dallas de seguro entrará inspirado y la noche errática de Nowitzki, producto a la fiebre, tal vez no se repita….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: