El último Mundial del béisbol

“Pudiera ser”, respondió el presidente de la Asociación internacional de béisbol (IBAF), Ricardo Fraccari, cuando los periodistas le preguntaron si el Mundial que organizará Panamá, en septiembre, sería la última edición de un evento que sobrepasa las siete décadas de existencia. La duda en sus palabras dejó abierta la posibilidad a una supuesta continuidad del certamen; pero en el contexto actual la explicación del italiano pareció más diplomática que realista.

La tan esperada reunión del Ejecutivo de la IBAF en La Habana, después de los encuentros en Lausana, con el titular del Comité olímpico (COI), Jacques Rogge y en Nueva York, con directivos de la Major League Baseball (MLB) tuvo como resultado más visible el otorgamiento de la Copa Mundial 2011 a Panamá, por encima de Venezuela; pero en los otros temas que tanto preocupan al universo beisbolero hubo muy poca definición.

Luego de finalizada la Copa Intercontinental, en Taipei de China, crecieron las especulaciones sobre la posible cancelación del Mundial. A la MLB no le interesaba la celebración de este evento y en su lugar proponía al Clásico como el gran torneo del béisbol internacional. No obstante, había dos naciones que estaban dispuestas a organizar la Copa: Panamá y Venezuela.

En la capital cubana los panameños ofrecieron mayores garantías monetarias y también el comprometimiento gubernamental con una Copa que corre el peligro de no tener entre los países asistentes al campeón vigente, Estados Unidos. La MLB podría negar el permiso de participación a los jugadores de AA y AAA que pertenecen a franquicias de las Grandes Ligas. Los propietarios de seguro no protestarían ante la prohibición, pues a ellos tampoco les importa una Copa que no ofrece ningún beneficio económico. Quizás en la reunión de IBAF y MLB, prevista para julio, se pueda negociar la autorización; pero sería la última vez.
Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: