La herencia de Bobby Fischer

Tumba de Bobby FischerBobby Fischer vuelve a ser noticia. Dos años después que una insuficiencia renal terminara con la vida del campeón mundial de ajedrez más polémico de la historia, el Tribunal supremo islandés ordenó la exhumación del cadáver para determinar, mediante una prueba de ADN, quién finamente recibirá los dos millones de dólares que todavía nadie sabe cómo pudo ahorrar el genial jugador.

Los candidatos para recibir esa suma son cuatro: una supuesta esposa japonesa que tuvo Bobby, una mujer filipina y su hija de ocho años, con la que se comprobará el ADN, los sobrinos de Fischer y nada menos que el gobierno de Estados Unidos. Las cuatro partes argumentan que merecen el dinero y ninguna parece dispuesta a ceder.

Un poco de historia para comprender los argumentos de cada uno. Después del espectacular éxito de Bobby sobre el soviético Boris Spassky, en el llamado “match del siglo”, celebrado en 1972, en Reikjavik, Islandia, Fischer fue considerado un héroe deportivo. La Guerra Fría estaba en su apogeo y el triunfo norteamericano sobre el otro gran rival recibió una enorme cobertura mediática.

Las buenas relaciones de Bobby con su país de nacimiento no durarían mucho tiempo. Luego que Fischer se negara a disputar el duelo contra Anatoly Karpov, en 1975, la Federación internacional lo despojó del título mundial. Esta decisión probablemente descontroló aún más a Bobby quien desapareció de los escenarios públicos. Las especulaciones sobre su paradero no cesaron hasta que en 1992, para sorpresa del universo ajedrecístico, el estadounidense anunció que regresaba.
Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: