Un mundial con pelota grande desde el sur

Sofi, la simpática mascota del Mundial de softbol

Sofi, la simpática mascota del Mundial de softbol

En Venezuela el fútbol es una enorme pasión. No importa que la “vinotinto” nunca haya participado en una Copa Mundial, aquí la fiebre del más universal de los deportes se vive con una intensidad extraordinaria , más allá de las ventas de camisetas, banderas y una amplia diversidad de productos que abundan en casi todas las esquinas de una de las urbes más populosas de Latinoamérica.

Al igual que sucede en tantas partes, Cuba incluida, no pocos se dividen entre Brasil y Argentina, sin dudas los equipos con mayor cantidad de seguidores. Junto con la gran atención que recibe la Copa por todos los medios de comunicación, entre ellos tres canales televisivos que transmiten los partidos, otro evento intenta cautivar al universo deportivo venezolano: la XII edición del Campeonato mundial de softbol femenino, inaugurado por el presidente Hugo Chávez.

El Mundial nunca antes había sido acogido por una nación latinoamericana y este se realiza en un momento complicado para el softbol femenino. El año pasado fracasó la propuesta de la Federación internacional (ISF, por sus siglas en inglés) que buscaba el retorno del deporte al programa oficial de competencias de las Olimpiadas. Por tanto, para intentar el añorado regreso en 2020, como sucede con el béisbol, resulta imprescindible aumentar la difusión de una modalidad que se practica por millones de personas en, al menos, 128 naciones. El Mundial de Venezuela luce como un primer paso en la larga carrera olímpica.
Sigue leyendo

La despedida de los finalistas

 

No fue la mejor despedida para Fabio Cannavaro

No fue la mejor despedida para Fabio Cannavaro

Nunca antes en la historia de ocho décadas de las Copas mundiales de fútbol los equipos finalistas de la versión anterior habían quedado eliminados en la primera fase; pero creo que para todos está claro que Sudáfrica 2010 no es un evento “normal” y por eso Italia, la azurra, la tetracampeona, dijo arriverdeci por la puerta de atrás con un gran fracaso ante la desconocida Eslovaquia. Días antes, sumida en una crisis total, Francia se había despedido con su peor imagen.

Nunca “segundas partes fueron buenas”. La frase se ha repetido tantas veces que ya aburre; sin embargo, una vez más tiene vigencia en el fútbol y Marcelo Lippi paga ahora el precio de no haber tomado otro camino cuando tuvo la oportunidad.

La Italia de 2010, dolorosamente, no se pareció en nada a la de cuatro años atrás. Es cierto que el ataque estuvo perdido y que la ausencia de Andrea Pirlo por lesión (cuando entró ya el mal estaba hecho) pesaron en el resultado final; pero me parece que Italia perdió porque no supo cumplir con lo que más saben hacer sus jugadores:  defender.

Si en 2006 permitieron 2 goles en 7 partidos, ahora la unión de Fabio Cannavaro y  Chielini no funcionó y el equipo recibió cinco anotaciones en solo 3 desafíos. Solo 2 puntos acumuló la selección todavía campeona mundial. Último lugar del grupo, al igual que Francia. No se me ocurre un papel más desastroso. Tal vez ahora el primer ministro Silvio Berlusconi, como antes hizo Nicolás Sarkozy, convoque a parte de su gabinete para analizar “el desastre italiano”, o quizás “Il Cavaliere” está más preocupado por reformar a su club, el Milán AC.

Vea además:
Italia cae en primera ronda… ¡36 años después!

A %d blogueros les gusta esto: