Apareció la primera tabla en match por la corona mundial de ajedrez

Posición final de la tercera partida, Anand con blancas

Posición final de la tercera partida, Anand con negras

Después de dos intensas partidas, el campeón vigente, el indio Viswanathan Anand y su retador, el búlgaro Veselin Topalov, jugaron casi de memoria la tercera partida de su match y en menos de tres horas firmaron el empate en 46 movimientos de una defensa Eslava.

Seguí  la partida en vivo por el sitio oficial del match y realmente Topalov, con blancas, alcanzó una posición con cierta ventaja. A diferencia de los otros encuentros, esta vez hubo rápidos cambios de piezas. La torre dama en la columna abierta “c” y la pareja de alfiles lucían favorables para el búlgaro.

Además, el alfil del negro, encerrado en h7, no parecía valer nada; sin embargo, Anand supo defenderse bien, encontró las jugadas precisas (lo que no hizo en la primera partida) y el final de torres, contra cuatro peones en el flanco rey, era tablas a simple vista. No obstante, Anand tuvo que recurrir a la repetición de jugadas, ya que su oponente había anunciado que solo de esta manera aceptaría la división del punto (regla de Sofía).

Lea los comentarios de la partida en ChessBase

El legado de Juan Antonio Samaranch

Su muerte provocó una gran conmoción en el mundo. Miles de personas asistieron a su funeral y en distintos medios de comunicación aparecieron notas biográficas en las que los autores coincidieron en determinadas ideas alrededor del presidente honorario del Comité olímpico internacional (COI), Juan Antonio Samaranch: lo llamaron el “más influyente de los titulares” y el “hombre que salvó al olimpismo”.

Samaranch nació en Barcelona, en 1920, así que se entiende perfectamente su gran apoyo a la candidatura de la Ciudad Condal para la cita de 1992. Su primer encuentro con el deporte fue a través del hockey sobre patines y llegó a ser entrenador y presidente de la Federación española de esa modalidad entre 1954 y 1956.

La nación ibérica vivía bajo la dictadura de Francisco Franco y Samaranch fue escalando posiciones hasta ser nombrado Delegado nacional de educación física y deportes, un cargo en el que se mantuvo cuatro años. Luego ocupó la presidencia del Comité olímpico español.

De acuerdo con varias reseñas, Samaranch ingresó al COI en 1966 y en el organismo ejerció diversas funciones: jefe de protocolo y también vicepresidente (1974-1978). Un poco después, en 1980, optó por la presidencia y en la votación superó a los otros tres aspirantes.

Samaranch fue elegido como el séptimo titular del COI y sustituyó a Lord Killanin. Ya estaba más familiarizado con el escenario que tendría que dirigir, pues durante tres años había sido el embajador español en la entonces Unión Soviética y Mongolia; aunque su inicio en la máxima posición del organismo rector del movimiento olímpico resultó en extremo difícil.
Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: