Anuncios

Cuba y el reto del Clásico Mundial

Cuba intentará acercarse a lo vivido en el Clásico 2006

Cuba intentará acercarse a lo vivido en el Clásico 2006

Muchos no dudan en reconocerla como una de las grandes favoritas; otros continúan diciendo que el segundo lugar en 2006 fue solo una sorpresa que no se repetirá ahora. Con fanáticos e incrédulos por todas partes, quizás el único posible consenso sobre la participación en el II Clásico Mundial de la selección cubana de béisbol es que nadie queda indiferente ante ella.

En 2006 se rompieron varios mitos. Por primera vez en la historia Cuba jugó contra novenas conformadas por los mejores peloteros de las principales ligas del mundo, en especial de las Mayores. Los más férreos críticos esperaban la debacle de un equipo cuya participación en el Clásico fue incierta hasta pocos días antes del comienzo, por causa de la posible distribución de las ganancias monetarias, ya que el bloqueo norteamericano impedía que el dinero llegara a la Isla.

La debacle presagiada nunca llegó y el béisbol cubano vivió momentos inolvidables en sus partidos contra Venezuela, Puerto Rico y República Dominicana, los tres países con mayor cantidad de jugadores en la pelota  organizada estadounidense.

El excelente resultado fue justamente alabado; aunque algunos, tal vez en un exceso de optimismo, perdieron la perspectiva y no analizaron con toda la profundidad requerida el primer Clásico y las características que lo rodearon.

Es cierto que no estuvieron todas las estrellas, por diferentes motivos, desde la prohibición de las franquicias hasta la indiferencia total de los atletas; es cierto que el momento del año en que se celebró el torneo no fue el más propicio porque apenas comenzaba el entrenamiento de primavera para la temporada de las Grandes Ligas; mientras los jugadores cubanos estaban en plena forma física. Sin embargo, ninguna de estas realidades le resta méritos a la medalla de plata obtenida por Cuba.

No obstante, después de ese admirable éxito en el Clásico—aunque la derrota final ante Japón todavía duele—el equipo nacional perdió el juego decisivo del Campeonato del Mundo de 2007, contra Estados Unidos, y en la discusión del título olímpico en Beijing, ante Corea del Sur.

En este complejo panorama, Cuba aceptó sin demoras la invitación para el II Clásico. Las condiciones pudieran parecer similares a las de 2006: varias estrellas le dieron la espalda a sus países, a pesar de leves protestas marzo es nuevamente el mes escogido y los jugadores cubanos están en su momento físico óptimo; pero no todo será igual.

Un rápido análisis permite apreciar que Cuba tiene varias ventajas sobre sus rivales y también continúa padeciendo de los mismos problemas que afrontó en 2006.

En primer lugar, el grupo de juego del II Clásico luce menos complicado que el de la versión anterior. Pocos dudan que México y Cuba avancen en esta agrupación; aunque los problemas comienzan en el momento de ordenarlos. El posible choque entre ambos en la tercera jornada deberá decidir quién llega con el primer lugar al estadio Petco Park, de San Diego. Allí los esperarían los dos clasificados asiáticos, presumiblemente Corea del Sur y Japón.

Para algunos no enfrentarse en la segunda fase a selecciones como República Dominicana, Estados Unidos, Venezuela o Puerto Rico constituye una ventaja; otros consideran que Japón o Corea del Sur—campeones del Clásico y de la Olimpiada de Beijing respectivamente—son rivales más complicados por sus estilos de juego, muy diferentes al cubano. En este punto es muy difícil lograr un consenso porque cada cual defiende con vehemencia su criterio; aunque nadie podrá negar que en los países contra los que Cuba no jugaría en la segunda fase se concentra la mayor calidad del béisbol de Grandes Ligas.

Un segundo elemento favorable a Cuba es su cohesión como equipo. La gran mayoría de los jugadores han participado, por varios años, en eventos internacionales; mientras, del otro lado, aunque también están acostumbrados a jugar partidos decisivos de play offs, muy pocas veces han afrontado como selección nacional un reto similar y esto no se aprende con diez días reunidos sobre la misma grama.

Además, persiste un factor que no puede cuantificarse, pero desempeña un rol importante en el desarrollo del torneo: el interés hacia el Clásico. Para el pelotero cubano probablemente no haya un evento más importante. Sabe cuánto está en juego y las posibles repercusiones del triunfo. Esto no quiere decir que a los demás no les importe el resultado final, solo que el Clásico es visto como un entrenamiento más. El reto fundamental comenzará dos semanas después de concluido el Clásico, cuando arranque la temporada regular de las Grandes Ligas.

Las desventajas de Cuba son parecidas a las de 2006: en su cuerpo de lanzadores cuenta con apenas tres relevistas especializados y el límite de envíos impuesto por los organizadores obligará a la dirección del equipo a improvisar, un problema que no tienen las otras selecciones que sí incluyeron a hombres que a lo largo del año cumplen esa función dentro del juego.

La presión también podría actuar en contra de Cuba. Si en 2006 fueron, para algunos, la gran sorpresa—muy pocos pronosticaron un triunfo cubano frente a los dominicanos en la semifinal— ahora todas las miradas estarán puestas sobre ellos. Un resultado inferior a la medalla de plata pudiera ser visto como un revés y esto—aunque ciertamente si el equipo avanzara a la última fase sería excelente— presiona a los jugadores.

El gran reto para la selección cubana es cómo aprovechar sus ventajas y demostrarle a los escépticos que pueden volver a ganar los juegos importantes de un torneo que promete ser el más fuerte de todos los tiempos.

Anuncios

5 comentarios

  1. Lo que vimos en el juego de exibición ayer en el Latino afirma tus criterios, Migue. Ofensiva abundante, afinada. El pitcheo por el piso salvo excepciones. En ese aspecto, vamos al Clásico “con el rostro”. Quisiera leer en alguna parte un análisis de por qué el pitcheo cubano, amén de los emigrados, es tan flojo. Es falta de gimnasio para la velocidad, sistemas de entrenamiento y flema (asiática) para el control, sistematicidad, síndrome de fuera de caldero, taras genéticas, o qué?? Saludos

  2. Migue:
    De buena tinta me dicen que el equipo al clásico será el siguiente, y si esa es la verdad han cometido tremenda injusticia con Malleta, Anderson y Leonys Martin. Aquí te va:
    RECEPTORES:

    1- PESTANO

    2- PERAZA

    3- MERIÑO

    JUGADORES DE CUADRO:

    1- BORRERO

    2- GARLOBO

    3- YULIESKY

    4- PARET

    5- MICHEL

    6- OLIVERA

    7- RUDY REYES.

    JARDINEROS:

    1- CEPEDA

    2- BELL

    3- DESPEIGNE

    4- DUVERGEL

    5- CESPEDEZ

    LANZADORES:

    1- PEDRO LUIS LAZO

    2- VERA

    3- CHAPMAN

    4- LUIS M RODRGUEZ

    5- YULIESKY GONZALEZ

    6- JONDER MARTINEZ

    7- YOLEXIS ULACIA

    8- LAHERA

    9- WLADIMIR GARCIA

    10- VICHYOANDRY

    11- ODELIN

    12- YUNISKY MAYA

    13- PEDROSO

    14- CIRO SILVINO.

  3. Franklin !

    La “buena tinta” te embarcó mi amigo, pq hay tremenda diferencia entre este equipo y el que realmente irá al Clásico. Ya hay muchas polémicas en la calle, sobre todo en relación con algunos nombres: Pedroso, Nava, Leonis Martín y Yolexis Ulacia. Sin fanatismo te digo que estos dos sobran en el equipo, hubiera preferido ampliamente a Giorvis Duvergel por encima de Leonis y me hubiera llevado a Yorelvis Charles o Garlobo por encima de Pedroso. Charles juega tercera, campo corto y primera, está de líder de los bateadores, en fin, ¿qué hace Danny Betancourt en el equipo? Realmente el nivel del cuerpo de lanzadores es preocupante, Un abrazo

  4. Estoy de acuerdo contigo Migue, me parece que Navas no tiene nada que hacer en ese equipo al igual que Pedroso que le siguen tembalndo las piernas cuando se pone las cuatro letras CUBA en el pecho. Pienso que para el cuadro serían más útiles Rudy o Charles que juegan varias posiciones y lo saben hacer muy bien. En el pitcheo no se que decirte, pero Lahera con sus pedradas no va a escapar y para tirar duro y cerrar ya tenía a Vladimir. Eso sin hablar de Betancourt que primero decían que lo había quitado y de momento nos enteramos que estaba de regreso, y sobre todo dicen que está bien porque en un juego tiró 92 millas, qué cosa es esto??? En fin me parece que el pitcheo es mla parte más floja del equipo. Por otra parte me da la impresión que tienen en mente poner a Olviera en 2da y dejar a Michel en el banco???? es que están locos o es que vamos a dicutir el clásico con el equipo de Santiago que gloriosamente alcanzó la medalla de plata en Pekin bajo el mando de Pacheco. En fin mi socio que es mejor ni hablar porque al final hacen lo que les da la gana.
    Lo de Leonys me parece un poco arriesgado llevarlo como el 1er bate del Cuba a un evento de esa envergadura, porque supongo que él vaya a desempeñarse como tal y CF. Digo esto porque no creo que Anderson vaya a ser el 1er bate del Cuba!!!??? MIra mejor no sigo porque puedo escribir un libro.
    Un abrazo

  5. No tengo la menor idea de por que Alexey Bell no fue al clasico, alguien me lo puede explicar????

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: